IDLES – Ultra Mono: Fin de ciclo

Hay algo de fin de ciclo en Ultra Mono, el nuevo disco de IDLES. Ese fin de ciclo que, por mucho que titulen los periódicos deportivos, nunca llega en la derrota, sino cuando aún te esta yendo bien, cuando estás ganando. Cuando crees que vas a seguir siendo invencible, como las últimas veces, pero hay fisuras: los rivales te conocen, tus jugadores se han acostumbrado a ganar, la ilusión ya no es la misma.

No, no se ve llegar. Puede incluso que se disimule estupendamente. Haces lo que hacías, tienes tu mojo intacto, apabullas, aplastas y pasas por encima, todos tus jugadores parecen conocerse a la perfección. Incluso puede que rematen algunas de las mejores jugadas que les hayas visto hacer en tu ciclo (‘War’, ‘Grounds’).

Pero hay también cierta desidia: no aportan casi nada los fichajes que vienen del Atlético de Madrid porque dicen que quieren ganar la Champions que allí no ganarán (y que se acabarán yendo a Turquía sin Champions y convertidos en meme). Y la rutina te invade: lo que antes era expresividad y plasticidad, ahora es cansancio. Donde antes necesitabas 15 pases para marcar, ahora tocas y tocas y te plantas en 30 sin haberte acercado a portería. Todo el discurso que dabas, que antes discurría con las cosas claras, ahora se empantana un poco, pagado de ti mismo.

No importa mucho: al fin y al cabo era el Valladolid. Cualquiera puede empatar con el Valladolid cuando le llevas 15 puntos a tu rival.

Ese fin de ciclo, cuando no se ataja, cuando no se entiende mientras aún te está llegando, puede acabar siendo debacle. Ultra Mono aún no es el Les Arcs indurainesco de IDLES. No es el Bayern metiéndote ocho en Lisboa. Pero algo ronda.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments