Johnny Cash — American VI: Ain’t No Grave: hurgando en el cadáver

Nadie se esperaba a estas alturas un disco de Johnny Cash, que curiosamente se publicó en el día en el que el Hombre de Negro hubiera cumplido 78 años. La serie American tiene ahora una nueva referencia subtitulada Ain’t No Grave, algo así como No existe tumba.

Y es la tumba del outsider del country la que han saqueado, no será la última queridos lectores, con el beneplácito de sus herederos y los parabienes de Rick Rubin, quien le dio el empujón definitivo de popularidad, que eso sí, éste llegó tarde.

American VI: Ain’t No Grave no es un disco homogéneo. Recoge una serie de canciones procedentes de diversas escenas: desde ‘Redemption Day’, de Sheryl Crow, a la íntima ‘For The Good Times’, de su colega outsider Kris Kristofferson, aunque con su habitual maestría, Cash consigue llevarlas a su terreno, y en el caso de la primera nos encontramos con un tema verdaderamente maravilloso y, por otra parte, a mí me resulta tremendamente emocional; puedo decir sin exagerar que está a la altura de la aclamadísima ‘Hurt’.

https://www.youtube.com/embed/ZvJgut-SAmY

Los diez temas proceden de las mismas sesiones que el anterior American V: A Hundred Highaways, en un momento delicado para el cantante de Tennessee y el protagonismo recae sobre su voz, ya quejumbrosa, evidente en Redemption day y ‘I don’t hurt anymore’, aunque para nada mermada de la carga emocional de otras grabaciones.

Johnny Cash se agarró a estas sesiones de grabación con David “Fergie” Ferguson, supervisadas por Rick Rubin, como única esperanza tras la muerte de su adorada June Carter Cash.

La selección es variopinta y como en anteriores entregas Cash elige un repetorio de pop-rock, góspel y country, e incluso una canción hawaiana, ‘Aloha Oe’, de Queen Lili’uokalani, vía Marty Robbins.

Cash esperaba ya la muerte con serenidad: ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?, canta en I Corinthians 15:55, el único tema propio de este álbum. Rescata una canción antibelicista de Ed McCurdy, ‘Last Night I Had The Strangest Dream’, y regraba ‘Satisfied Mind’.

9/10

La sucinta instrumentación, enorme en cada tema, la firman de Mike Campbell (guitarra) y Benmont Tench (teclado y piano), presentes en otras entregas de la serie, Matt Sweeney y Jonny Polonsky (guitarras), y Smokey Hormel, que también tocó en American IV y V, Seth y Scott de The Avett Brothers hacen su aparición estelar en ‘Ain’t No Grave’.

Anuncios