Mucha espera, pero el nivelón se mantiene


Me he mantenido muy al margen al respecto, tanto a la hora de dar seguimiento como, directamente, escuchar alguna muestra, pero la verdad es que tenía bastantes ganas de escuchar el nuevo trabajo de Junius. Han pasado ya tres años desde su EP Days of the Fallen Sun (Prosthetic, 2014), su última referencia de estudio, y seis años (!) desde su anterior álbum de larga duración, el portentoso Reports From the Threshold of Death (Prosthetic, 2011). Un periodo de tiempo casi criminal para una banda que va a presentar su tercer disco.

Sin embargo, a su favor juega el contar con una propuesta en cierto modo singular dentro del post-metal, lo suficiente para atraer a los que no son tan aficionados al género. Yo lo admito, son un grupo que me pirra desde que los descubrí en 2011, pero eso no evitaba que afrontase este Eternal Rituals for the Accretion of Light (Prosthetic, 2017) con una mezcla de expectación y dudas.

Por suerte estas últimas se disipan en cuanto los bostonianos empiezan a desplegar su arsenal. La primera triada de canciones es espectacular, deslumbrante, mostrando variedad de registros -más en el tono que en el sonido, está claro- y poca monotonía. Aunque en el fondo el grupo se mueva bastante alrededor de la que ya es su zona de confort, el revestimiento que dan a las composiciones casi hace que parezca lo contrario.

El grupo sigue moviéndose en ese espectro entre el post-rock y el post-metal, incluyendo unas líneas vocales realmente sugerentes y exquisitas, con muchos ecos de Chino Moreno en las formas, y sin temor a pegar el grito en el cielo cuando el ritmo del tema así lo requiere (aunque bien es cierto que muchas veces son las líneas vocales las que marcan ese ritmo). Instrumentalmente siguen mostrando un nivel notable, con riffacos mastodónticos y detalles guitarreros deliciosos que enriquecen el recorrido del trabajo.

Cierto es que tantos años de espera, acompañados de una evolución que podríamos calificar (generosamente) como modesta, podría condenar a discos como Eternal Rituals for the Accretion of Light. Pero luego suenan la inmensa ‘Beyond the Pale Society’ o la épica ‘The Queen’s Constellation’ y los peros se vuelven por donde han venido, saliendo por tu boca sólo palabras de admiración y aplauso.

Se luce en su primera mitad que en la segunda, pero aún así el trabajo de Junius en este tercer álbum es muy loable. La capacidad para moverse y sonar interesante en el post-metal hoy día no es que brille en exceso, pero este conjunto de Boston logra, incluso con su continuismo, mostrarse como uno de los grupos más solventes y llamativos del estilo. Ojalá no nos toque esperar tanto para su próxima obra.

7,99/10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments