La irrupción de los alemanes Kadavar fue una de las noticias más positivas que experimentó el rock duro hace ya cinco años con su fabuloso debut. El cóctel de referencias retro tenía tanto sabor y era tan enérgico que era imposible resistir a él ni siquiera en su inmediata continuación un año después, con mismos ingredientes y misma ejecución soberbia.

Sin embargo, era entendible que hubieran suspicacias con dicha propuesta al largo plazo. Aunque el trío regurgitaba referencias y bandas de los sesenta y sententa con bastante gracia, una apuesta continua a dicho plan hubiera puesto fácil acabar cansado del mismo combinado. Afortunadamente, su talento no se limitaba a saber pegar guitarrazos y parir temazos tirando de lo ya cimentado por otros.

Con Berlin (Nuclear Blast, 2015) mostraron incluso mayor capacidad de imponer su estilo, volviendo a partir de bandas sobradamente conocidas (Led Zeppelin, Black Sabbath, etc.) pero reduciendo la deuda con ellas. En su tercer disco, Kadavar no se supeditaban a sus influencias, partían de ellas para buscar su propia voz y marcar su propia dirección. Y lograban insinuarnosla a nosotros.

Ahora llegan con su nuevo trabajo, Rough Times (Nuclear Blast, 2017) y muestran que tienen ganas de seguir avanzando en su propia dirección, de seguir ampliando su paleta de sonidos y de forjar su sello. Son muchos los aspectos de avance, desde técnicos como la producción (el sonido está muy pulido, sobre todo en el bajo) hasta de sonido.

A su discurso de rock duro y psicodelia le han aderezado estos toques proto-doom ya insinuados en el pasado pero aquí mejor acoplados y enfocados a reforzar la identidad personal de Kadavar. Porque aunque podamos señalar la obvia influencia de los Sabbath en discos como este, al final queda la sensación de estar ante una banda que tiene más que decir aparte de sus influencias.

Por supuesto, no ha faltado aquí uno de los sellos marca de la casa: los temazos. La pieza homónima que abre ya nos pone muy a tono, el torbellino de ‘Skeleton Blues’ te peina para atrás, ‘Die Baby Die’ es un single muy redondo y fresquito, ‘Tribulation Nation’ es deslumbrante y hasta la rescatada ‘Words of Evil’ se acopla genial al conjunto.

No se puede calificar a Rought Times de otra manera que no sea otro triunfo rotundo de los alemanes, que han mostrado que tenían más futuro a medio-largo plazo de lo que muchos pensaban al escuchar su primer trabajo. Kadavar han mostrado muy bien qué saben qué toca hacer y qué teclas tocar para sobrevivir en el negocio tan anquilosado del rock duro y seguir siendo una banda interesante a la que seguir. Y que no paren nunca de demostrarlo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Benji Ales
Benji Ales
1 year ago

Estos vienen fuerte, se han marcado un par de adelantos bastante prometedores
el fin de 2019 se pone calentito
Tool, Leprous, Kadavar….

Sergio Gonzalvez
Sergio Gonzalvez
4 months ago

Me parece que esta crítica es anterior puesto que ya tienen desde hace un tiempo un nuevo disco «For the dead travel». Para cuando una crítica??? Discazo y grupazo.