Lambchop – Trip (2020): los discos de versiones que importan

Lo primero que llama la atención de Trip, el disco de versiones de los veteranísimos Lambchop, es que hagan con la ‘Reservations’ de Wilco un juego perfecto: amplifican la emoción de la original, qute ya era lo más importante de esa canción, y estiran aún más el juego experimental de la última parte del corte. Así demuestran que aquí Lambchop han venido a jugar: podrían haberla parado a los 3 minutos y medio y tendrían una de las baladas tristes más adictivas del año, pero se van hasta los 13 entre jazz, ambient y noise porque Wilco quisieron que ‘Reservations’ no fuese “sólo” una canción triste.

Lo que en el disco original cerraba un camino asombroso y devastador, aquí abre otro. No es casualidad, nada lo es, incluso en tiempo donde el orden y secuenciación de los temas esté sujeto a lo que el algoritmo quiera hacer con tus canciones. ¿Qué canción podría venir después de ‘Reservations’? ¿Podría, de hecho, haber alguna? ¿No era un camino cortado?

(En realidad, Wilco ya parecieron contestar aquello: si escuchamos una contra otra ‘Reservations’ y ‘At Least That’s What You Said’, todo cuadra; la única manera de colocar una canción después de ‘Reservations’, cierre perfecto de discos, discografías, vidas era apelar a la carta de Neil Young. La carta de Neil Young, si la usáis bien, os puede salvar de absolutamente todo).

Con sólo ese gesto, en apariencia tan poca cosa, Trip deja claro que esto no es un pasatiempo de tres al cuarto, que Lambchop están primero aprehendiendo la esencia de cada canción que aparece en Trip y luego aprendiendo a tocarla según el libro de estilo del grupo más jodido que Nashville haya tenido jamás.

Veamos: la idea de Kurt Wagner fue que ya que no se iba a poder girar, Lambchop se liberasen por completo. Casi por primera vez en un disco suyo, Wagner ha dado voz y voto al resto: cada miembro de la banda escogió una canción para versionar… y guió la idea de cómo tocarla. Lo que tenemos, además de Wilco, son canciones de Motown (del reivindicable por siempre Stevie Wonder), folk tradicional y lo que se tercie, incluso una balada inédita de Yo La Tengo. 

La garagera ‘Shirley’, original de los Mirrors, es en Trip una canción a lo Stephin Merrit juguetón+vocoder. La imprescindible ‘Golden Lady’ es apaleada, transformada en otra cosa distinta, y le queda fenomenal. El repaso a una canción cualquiera de las Supremes (cualquiera en el sentido menos peyorativo del término, porque todas las canciones cualquiera de las Supremes son la hostia, y más importantes que tú y que yo) podría estar en Nixon… si en vez de soul allí Lambchop hubiesen querido arrimarse a la ELO.  

Hay mucha tela que cortar en este Trip de Lambchop, siempre muchas cosas que disfrutar más allá de la primera escucha; quizás el mejor piropo que se le pueda decir a un disco de versiones.

Más en Hipersónica | Cinco razones para engancharte a Lambchop

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments