Laura Marling – Song for Our Daughter

En Song For Our Daughter, Laura Marling consigue que tengamos claras dos cosas. Que es su mejor disco desde Once I Was An Eagle (2013), y puede que por encima de aquel, y que casi todo lo bueno y notable que nos iba a decir, ya lo dijo en su segundo álbum, I Speak Because I Can (2010). No es tan raro no tener carreras siempre ascendentes, y aún así tendemos a menospreciar o ir enterrando en la memoria a quienes ya nos dieron el disco al que poder volver siempre y luego se quedaron siempre un poco por debajo.

Craso error en el caso de Laura Marling. Aún escribe algunas de las mejores letras del grupo de cantautoras que, a medio camino entre el chamber pop y el folk de raíces usa, ha florecido en la pasada década. Es menos sorprendente que las demás (no esperes la intensidad de Angel Olsen, ni los requiebros de Fiona Apple ni el corazón de melodía pop de Sharon Van Etten), pero construye canciones tan rotundas como ‘Held Down’, ‘Alexandra’, ‘Strange Girl’ o ‘Song For Our Daughter’. En todas ellas resplandecen los arreglos, no necesariamente de cuerdas (que es lo que solemos esperar); es su mejor baza en 2020. De hecho, es en la segunda mitad y en la parte final, cuando el disco regresa a cierta austeridad, cuando Song For Our Daughter.

No, Marling no tiene hija, pero construye una carta, no sólo en la canción titular, sino a lo largo de todo el disco, con cosas que le hubiera gustado saber cuando era adolescente. Y, no hace falta que lo repita otra vez, es en sus letras donde aún está varios pasos por delante.

With your clothes on the floor
Taking advice from some old balding bore
You’ll ask yourself
Did I want this at all
Do you remember what I said
The book I left by your bed
The words that some survivor read

Tenemos a Laura Marling con su tercer (o segundo) mejor disco, uno que vuelve a tener tramos de “bien pero” y que parece difícil que vaya a llegar mucho más allá del que ya es su público objetivo. Y no, no hay nada excesivamente reprochable en esto, por más que, a veces, nos de por pensar en los «¿y si?» que nos gustaría haber comprobado en su carrera.

Puntuación: 3 de 5.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.