Alguien tiene que ser el jarcoreta de la clase

La palabra divina de los chungos

Mientras el Dubstep nació, maduró y se domesticó en aras del capitalismo de listas de éxito y ese Future Garage lánguido, el Grime ha aguantado el tirón.

Los malotes no se retiran.

El Grime no ha necesitado suavizarse demasiado, ha tenido la suerte de contar con un momento en el que el mainstream está en el polígono. Así que sus estrellas pueden irse al estadio sin perder esa pose de chungos. Por más que a Dizzee Rascal le produzca Calvin Harris, el rottweiler se ha puesto una pelleja de pieles y lo peta en ‘Hype’.

Ahora Wiley regresa en formato álbum de estudio con un trabajo humildemente titulado Godfather (Autopublicado, 2017), tras tres años de su último, Snakes & Ladders (Big Dada, 2014).

El Grime se mantiene en pie porque a diferencia del Dubstep las ventas acompañan y el público también. Incluso la prensa generalista habla del género en este momento con estas palabras: “el grime ahora domina el cultura pop británica”.

Hasta los premios Mercury se rindieron a la escena en 2016, con Konnichiwa (Boy Better Know, 2016) de Skepta como Álbum del año. En los BET Awards se llevó el “Best International Act: UK”. Y este 2017 está nominado a tres grandes categorías en los BRIT Awards.

Por no hablar de Skepta como cabeza de cartel del Primavera Sound, festi reconocido por llegar siempre tarde a todo lo que sea este tipo de sonido; la foto solo cuando sea rentable.

En cuanto a Godfather, salió y llegó al número dos de la lista de ventas de Gran Bretaña, luego no aguantó el ritmo y bajó, pero ese segundo puesto no es precisamente por ser una corriente minoritaria.

Aún así, Wiley sigue con su cuento rapeando:

I was in the shadows, I came to the light with a path.

Él fue uno de los que empezó en esto y ha seguido más o menos en forma desde comienzos de 2000. El ego tripping es un mal menor que hay que asumir (‘Bang’ y otras tantas), así como el mesianismo de Kanye West. El Hip Hop necesita vender sus lavadoras.

De todas formas, al final aquí no hay grandes novedades. Lo que sigue triunfando en este Godfather y en el perfil de Wiley y otros no deja de ser el Hardcore y el Gangsta de los 90 en el Hip Hop. Los Wu-Tang Clan, Dr. Dre, Public Enemy y demás familia ahora son otros.

Wiley, JME, Terror Danjah y los mencionados anteriormente son la voz de esta nueva generación, especialmente la británica.

Desde principios del 2000 la cultura al bajo en las islas es crucial y en el Grime sigue a lo grande. Lo que ahora es el Trap (de nuevo vendido a la lista de éxitos suave y top fácil) aquí es un juego de niños. ‘Speaker Box’ es el ejemplo.

El Grime está bien unido con el sentir actual. Sigo viendo al UK Bass (en general) como el auténtico Punk moderno y el que conecta con la revuelta de la calle. Ellos se encargan de dejar claro su bandera:

Can’t go wrong
When it’s straight from the heart, you can’t go wrong
If it’s a real vibe then you can’t go wrong

Hablamos de una escena muy conectada a los jóvenes, solo hay que ver la cantidad de temas de este álbum que ya se han llevado a vídeo para tener bien cubierto el canal de YouTube de Wiley. Y las visitas no son poca cosa, ‘Bring Them All / Holy Grime’ ya lleva más de 1,26 millones de visitas. Otro público, otro consumo.

Al final Wiley ha vuelto, a lo grande. El Grime le necesitaba y él mismo cuenta su resurgir en ‘Back with a Banger’:

Fire in my belly ’cause I’m back in the manor
I’ve spent my whole life there stacked in the manor
Yo, I’ve done a lot of tracks in the manor
E3, you can get the loud pack in the manor
I know gyal who are good and live normal
But I know gyal who are bad like Rihanna
Anybody wanna know what I’m doin’ right now
Go tell ’em that I’m back with a banger

8 / 10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments