Mastodon — Remission (2002): directo a la yugular

A pesar de los comentarios de muchos escépticos, pocas trayectorias han sido al mismo tiempo tan brillantes, sólidas y exitosas en el Metal de lo que llevamos de siglo como ha sido la de Mastodon. Disco a disco han ido incrementando su leyenda al mismo tiempo que conseguían llegar a un notable número de gente, haciendo de ellos una de las bandas más atípicas y fabulosas dentro del Metal Mainstream que ha conseguido traspasar la frontera de los medios de melenudos para conquistar los medios más alternativos y hipsters.

Y todo ello sin acomodarse, siempre arriesgando en mayor o menor medida haciendo de cada disco casi una experiencia única pero coherente con el resto de lanzamientos al mantener una serie de elementos constantes a lo largo de su carrera. Leviathan, Blood Mountain o Crack The Skye son ejemplos más que irrevocables de la exquisitez y maestría que han ido demostrando. No obstante, antes de todo esto hubo un comienzo que nunca conviene olvidar y que, aprovechando la reedición de su primer álbum de larga duración, hoy lo rescatamos en una nueva entrega de Hipersónica (no tan) viejuna.

Remission, el debut que muchas bandas querrían sacar

Por desgracia, el paso del tiempo y la publicación de tremendos discazos, uno a continuación del otro, han reducido el espacio que ocupa Remission en la memoria de muchos de nosotros, pero una vez se recuerda y se rescata nos percatamos nuevamente de que estamos ante un álbum sin igual y que muchas bandas desearían poder sacar ellas mismas. Porque puesto frente a frente con sus hermanos de discografía puede pecar de ser menos complejo, enrevesado o espectacular, pero tampoco tiene demasiado que envidiar puestos a ser justos.

Si además ponemos el disco en su contexto y no tenemos en cuenta todo lo que estaba por llegar, queda bastante claro que Mastodon eran una banda dispuesta a marcar una época y con la ambición suficiente para atreverse a llegar donde pocas bandas de su género, el Sludge Metal, se atrevían a llegar. Con Remission demostraron que la complejidad y el enrevesamiento técnico del Rock Progresivo podía encontrarse en perfecta armonía con la visceralidad y la fuerza del Metal que practicaban bandas de la talla de Neurosis o High On Fire.

No obstante, no es en Remission donde mejor se aprecia esa perfecta simbiosis entre el Sludge y el Prog, ya que fundamentalmente estamos ante un disco donde el primer factor lleva la voz cantante en prácticamente todo el cancionero y el segundo elemento apenas tiene protagonismo, aunque sí se deja entrever en muchos momentos, tanto en los riffs como en el desarrollo de las canciones.

En la sección instrumental es donde mejor podemos apreciar que ya desde bien pronto Mastodon era una banda que estaba un paso por delante del resto. No por nada estamos hablando de una auténtica máquina de generar riffacos de categoría, y en Remission tenemos una buena ración de delicias guitarreras como en ‘Crusher Destroyer’, ‘Burning Man’ o ‘Mother Puncher’. Mención aparte merece la labor de Brann Dailor con la batería, que en este disco te deja sencillamente sin habla, combinando el virtuosismo propio de un batera de Jazz con la energía y brutalidad del Metal Extremo. Por no hablar de la exhibición vocal más feroz y bestial de toda su carrera.

Aquí encontramos muestras de que el amor por estructuras complejas y progresivas no fue algo que llegara de la noche a la mañana, teniendo piezas de tan fina orfebrería como son ‘Ol’e Nessie’, ‘Trilobite’ o ese broche de oro final que es ‘Elephant Man’, ofreciendo atractivos e interesantes puntos de inflexión entre ramalazos de furia y decibelios. También encontramos temas que podríamos colocar entre lo mejor que han dado nunca Mastodon como unas ‘March of the Fire Ants’ y ‘Where Strides the Behemoth’ que aún se cuelan en sus directos, además de el afilado virtuosismo de ‘Workhorse’ o una ‘Trampled Under Hoof’ con la que dejarse las cervicales a base de headbanguing.

Mastodon: discografía

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments