Mukqs — 起き上がり

Cacharros, asianismo y olor a IDM


Podría pasar por un EP de electrónica oriental, primero por el titulo de la referencia, obviamente, pero también por el sonido asiático al que evocan en no pocas ocasiones los seis cortes que lo forman. Sin embargo, Maxwell Allison, más conocido como Mukqs —copiando la fórmula de nombre del Drukqs de Aphex Twin — , es estadounidense, actualmente afincado en Chicago. Durante su trayectoria ha solido publicar en casetes, jugando en distintas coordenadas sonoras, a veces más glitch, a veces más ambiental, otras más IDM. El año pasado debutó con vinilo y en este 2018 ya ha lanzado una nueva referencia, 起き上がり (Doom Trip, 2018).

Allison intenta sonar diferente en cada lanzamiento, haciendo gala de versatilidad y de la cacharrería por la que le gusta apostar. 起き上がり, algo así como ‘para levantarse’, traducido del japonés, es un compendio sonoro en el que esta vez renuncia las secciones vocales que tan bien le funcionaron el año pasado con ダメ人間 (Umor, 2017), para utilizar la experimentación, sonidos orientales y algún elemento de la IDM como vehículo de expresión. El resultado son unos paisajes analógicos e inspiradores con olor a beats Midi como los de ‘Al Saiduq’, que a veces parecen meramente introductorios.

Quedar atrapado en un juego de Konami

Sin embargo el siguiente tema ya entra en materia con ‘ゾッド’, con más sentido narrativo, sembrando una línea melódica sobre la que van llegando recursos orientales y que evocan a la naturaleza. A pesar de que hay una variedad estilística clara, con temas que no están cortadas con el mismo patrón sonoro, como los cambios del tercer corte, sí hay un eje común, al menos en la faceta productora. ‘Ronaldo Kuriki’ es un claro ejemplo del trabajo del estadounidense con ese carácter tan decididamente secuenciado y primitivo.

https://doomtrip.bandcamp.com/track/–2

Aunque sin duda, el mejor tema de esta referencia es ‘ベヘリット’, que frente a la posible sensación de canciones a medio acabar que tienen algunos cortes, es el tema más completo. El inicio analógico que recuerda a artistas orientales como Hiroki Esashika y que poco a poco se va viendo aislada por una dinámica línea de bajo que luego será la hegemónica durante el resto del tema. Así pues, un final interesante que sirve como guinda a un EP estimulante, con predominancia del sonido analógico, con una atmósfera que se difumina en diferentes evocaciones, a veces asiáticas, otras de juegos de consola antiguos y otras a paisajes naturales. Todo además condensado en su portada. Un EP resultón.

7.3/10

Anuncios