Live At The Cellar Door debería ser, como poco, un lanzamiento polémico entre los seguidores de Neil Young. No lo será, porque en el fondo hoy en día se lanzan discos como galletas, que muchos pocos hacen un mucho muy grande. Pero tener un acústico más de una época que ya ha sido ampliamente tratada con Archives varios… ¿aporta algo realmente interesante?

A ver, si eres fan/seguidor de Young, no cabe duda de que es un momento importante para su carrera (primer adiós a CSNY, After The Gold Rush a punto de encumbrarle) . Pero también que las sorpresas que vamos a encontrar aquí son muy escasas: un maravilloso y quebrado ‘Expecting To Fly’ y una curiosa ‘Cinnamon Girl’ al piano, un arreglo con el que nunca la habíamos oído.

Más allá de eso, lo principal es escuchar a Young en un entorno único y que hoy parece difícil de asumir, ese Cellar Door de no más de 200 personas en el que actúo hasta en seis ocasiones entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre de 1970. Nadie puede negar que Neil dominaba la atmósfera acústica tan bien como luego explotará el arrebato eléctrico.

Con varias de sus mejores canciones íntimas en acción (la toma de ‘Down By The River’ transmite de lleno todo lo que siempre ha dado el corte en disco… y más), en los shows del Cellar Door se transmite relajación a pesar de todo: a pesar de las drogas y el daño hecho, a pesar de estar navegando sin tener muy claro qué iba a pasar, a pesar de que los 60 se habían acabado… y todos lo sabían.

Massey Hall y Canterbury ya nos ofrecieron casi al mismo Neil Young, con setlist muy similares y un tono prácticamente idéntico. Y aunque siempre es muy recomendable ver lo bien que funcionaba su voz en vivo en entornos tan pequeños, lo completas que sonaban canciones-miniatura como ‘I Am a Child’ o ‘Tell Me Why’, queda muchísimo mito en el catálogo live de Neil Young como para perdernos en estos vericuetos. El final de ‘Flying on the Ground is Wrong’ está bien escogido: épica de dormitorio, muy herida y con poco que celebrar.

Al final, el conjunto vuelve a ganarnos por la mano, pero… vamos, sacad ya cualquiera de los dos conciertos míticos del Catalyst (el de los Ducks o el de Crazy Horse) y dejad de darle vueltas a la misma (maravillosa) mandanga.

7.3/10

El primer Neil Young acústico, el recién salido de la primera ruptura silenciosa de CSNY y antes de convertirse en masivo, está aquí. Es fantástico, pero esta etapa ya tenía suficientes documentos de este tipo y Live At The Cellar Door no aporta demasiadas sorpresas.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Neil Young — Live At The Cellar Door
Author Rating
31star1star1stargraygray
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments