Nick Cave and the Bad Seeds – From Her to Eternity (1983): volverse eterno

Unas teclas de un Hammond son apretadas con fuerza, el resto de instrumentos están más al fondo creando una espectral atmósfera, palpable pero nunca protagonista. Al frente, Nick Cave desplegando su electricidad a medio camino entre la compulsión orgásmica y la tortura personal hasta desfallecer. Un extraño Elvis de lo lúgubre que nos hipnotiza en ‘From Her to Eternity‘, la canción que escribió junto a la recientemente fallecida Anita Lane y cuya música trabajo junto al resto de su recién formada banda, el único tema donde todos aportan en ese aspecto.

Podría ser perfectamente el punto álgido de un álbum debut que precisamente ya versiona a Elvis y su tema ‘In the Guetto‘ (al menos en su edición posterior de 1988). Podría serlo, aunque dicha versión o la que hace del ‘Avalanche‘ de Leonard Cohen son justo el esqueleto de un disco que venía a comenzar una nueva criatura: Nick Cave and the Bad Seeds. Tras el final de The Birthday Party, el australiano quería seguir trabajando con Mick Harvey en algo diferente, algo que girase la inmediatez post-punk de la banda.

A la empresa se sumaron Hugo Race, Barry Adamson, también Anita Lane y la pieza que terminaría de poner todo a rodar en la dirección buscada: Blixa Bargeld, de Einstürzende Neubauten. Cave explicó como todo era diferente a lo que había estado experimentando con su anterior banda:

Bueno, supongo que ya no estábamos pateando a la gente en los dientes. Quiero decir que se convirtió en algo diferente. Quería que estuviera más orientado a la lírica y meter a Blixa Bargeld […] supuso una diferencia increíble. Es un guitarrista completamente atmosférico e increíblemente económico y me dio espacio para respirar.

Probertoj explicó en su repaso disco a disco que From Her to Eternity, de ser una película, no tendría nada que ver con la From Here to Eternity de Frank Sinatra de la que derivó su nombre. Sería más bien «La Matanza de Texas dirigida por Coppola y cambiando las vísceras por caras de desgarro». También que era su primer disco que le convirtió en intocable, y no sé del todo si es porque realmente aquí empezó a volverse eterno como artista o es que Cave se encontraba tan enfervorecido, tan fuera de sí, que en cierto modo lo mejor es no acercarse demasiado a él. Igual ya no pateaba a la gente en los dientes, pero daba incluso más mal rollo.

No sólo es el quebradizo e inquietante salvajismo con la que el cantante se erige a lo largo del disco, es también la capa gótica, cruda y tremendamente chunga que crean el resto de Bad Seeds desde la instrumentación. From Her to Eternity es un disco que da miedo recorrerlo, quizá por miedo a encontrar demasiado de ti mismo ahí dentro, pero es uno donde puedes encontrar esos primeros detalles de genio que convertiría a Cave en uno de los artistas más imprescindibles de los últimos 40 años.

El tema que le da titulo ya condensa con fuerza las intenciones de este disco en contraste a The Birthday Party. Las explosiones ya no están descontroladas, ahora están racionadas, de manera que cuando llegan son más impactantes. Y el camino hacia ellas es tortuoso, retorcido, así que el impacto cuando llegan es aún más efectivo. Pero también es un disco que lo fía todo tanto a la atmósfera que se pierde algo cuando esta no está todo lo lograda que debería y el dramatismo que Cave quiere imprimir en cada pieza queda demasiado teatralizado, poco honesto.

Sin embargo, este disco le hizo intocable a posteriori. Lo cuál no lo convierte en un disco perfecto, sólo en uno idóneo para empezar a construir algo nuevo. Es un poco raro decirlo cuando temas como ‘Wings Off Flies‘ no parecen una piedra sobre la que construir una carrera consistente y centrada en el lirismo, pero el resultado ya lo conocemos. Por eso viene bien volver de vez en cuando, aunque sea por recordar a alguien que ya no está.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.