Nine Inch Nails — Hesitation Marks: el piloto automático contra la pólvora mojada

Nine Inch Nails - Hesitation Marks (2013)

Ninguno de los que estamos aquí está en posición de negar la importancia y trascendencia que ha tenido Trent Reznor a través de su proyecto musical de toda la vida y el más importante de su carrera, que es Nine Inch Nails. El mérito de adquirir tanta relevancia no solo en su género sino en la música en general, reside, más que en descubrir una fórmula mágica, en conseguir hacerla masiva. El apogeo del Metal Industrial durante la década de los noventa está muy íntimamente relacionado con el proyecto de Reznor, considerado como el padrino del género industrial de la época, teniendo hasta un protegido como Marilyn Manson.

Por supuesto, más allá de la repercusión y del éxito de ventas está lo puramente musical, lo que realmente importa, y en ese caso queda claro que Nine Inch Nails no era un grupo del montón. Pretty Hate Machine, The Downward Spiral y The Fragile forman un magnifico tridente de discos, al que habría que sumar el EP Broken, imprescindible para muchos jóvenes de su época, e incluso posteriores a ella.

La cosa fue diferente ara la banda a la entrada en el nuevo siglo. Llegada la publicación de With Teeth las drogas ya eran cosa del pasado para Reznor y terminó notándose una menor inspiración con respecto a sus obras magnas (no voy a establecer ninguna relación, Hipersónica no hace apología de las drogas) pero ofreciendo un buen trabajo. Luego llegó Year Zero, disco denostado por algunos y alabado por otros (un servidor se coloca entre los segundos), donde Reznor abrazó más la electrónica que en el pasado. Al año siguiente, Reznor volvió con dos nuevos trabajos, el ambiental Ghosts I-IV y The Slip, el trabajo más flojo de su discografía.

Tras unos años prolíficos, la carrera de NIN sufrió un parón brusco y Reznor se centró en otros proyectos, desde su exitoso trabajo realizando bandas sonoras junto con Atticus Ross hasta el -horripilante- proyecto junto con su esposa, Mariqueen Maandig, y el propio Ross. Eran muchos los que deseaban la vuelta de NIN, y Reznor no les hizo oídos sordos. Nueva formación, gira y nuevo disco, Hesitation Marks.

Nine Inch Nails, reciclando ideas y experimentando sin brillo

Las cartas sobre la mesa, no esperaba una nueva genialidad de Reznor a estas alturas y tampoco esperaba un giro de timón brusco en este disco. Los primeros adelantos del mismo resultaban atractivos y cumplidores, tanto ‘Came Back Haunted’ como ‘Copy of A’. Temas que recuperan viejas ideas con el espíritu de los últimos tiempos. Reznor acierta colocando ambos temas al inicio del álbum, haciendo que el comienzo del mismo sea familiar para el que lleva siguiéndolo intensamente y también sea fluido y bueno.

Pero los primeros arqueos de ceja no tardan en llegar, concretamente en ‘Find My Way’. Trent acompañado de sus pianitos y firmando un tema ramplón que no lleva a nada. Precisamente, ese es uno de los lastres de muchas de las canciones que encontramos en Hesitation Marks. Muchos de los temas son llanos, simples y sin alma, donde Reznor recicla ideas y no arriesga u ofrece algún cambio de ritmo. Comienza en un punto y termina sin progresar. Mayormente, esas ideas planas se terminan alargando en exceso, como en ‘All Time Low’ o ‘Disappointed’, donde he terminado pidiendo la hora.

Hesitation Marks, cuando 14 canciones no son necesarias

Sin embargo, cabe destacar que en este disco Reznor si se atreve a probar cosas diferentes o ir por senderos diferentes a lo anterior, como demuestran dos temas, ‘Everything’ y ‘Satellite’. En la primera encontramos un tema mucho más Pop y bailable, con un estribillo más agresivo y escorado al estilo de With Teeth. El problema no es el estilo en sí, sino que no encaja ni dentro del estilo de NIN ni dentro del tono general del disco, aparte de que a Reznor no le pega nada cantar un tema como este (el tema de la voz de Reznor lo discutiremos más adelante). El otro, bueno, he oído compararlo con temas de Backstreet Boys o Justin Timberlake. Vuelta a lo mismo, ni a Reznor le pega cantar así ni encaja en el estilo general del disco. Además, ambos temas son los más flojos del disco, por lo que puede decir que Reznor prueba con cosas nuevas, pero su falta de inspiración actual hace que no sepa explotar bien esas vías.

Las lagunas compositivas de Reznor se notan menos cuando vuelve sobre sus pasos y sigue explotando en la línea de los últimos tiempos. Pero la parte media del disco destaca por contener mucho relleno y alargado innecesariamente. La cosa empieza a mejorar con ‘Various Methods of Escape’, un tema más lucido y donde se deja algo de cancha a las guitarras. Sin embargo, en este disco predomina la faceta más electrónica de NIN, como se demuestra en ‘Running’.

En la recta final se muestran más notables y recuperando el camino seguido en el principio. De una aceptable ‘I Would for You’ pasamos a la que probablemente sea la mejor pieza del disco, ‘In Two’. Aquí la esencia de NIN brilla más que en el resto del conjunto, con cambios de ritmos, tramos con gancho y un final in crescendo, igual demasiado alargado, pero que es canela fina. Lo malo es que se corta de manera demasiado abrupta para dar lugar a ‘While I’m Still Here’, un tema bastante simple que ni brilla pero ni estorba en exceso.

Otro de los aspectos negativos del disco residen en el aspecto vocal de Reznor. Su voz a veces queda tan baja que es fagocitada por la instrumentación. Abusando de los susurros y de los falsetes en varias ocasiones, pero dando un nivel bajo en tono general, mostrando que no está en sus mejores días como vocalista. En el aspecto instrumental no hay excesiva sorpresa aparte de las mencionadas hace un par de párrafos, pero sonando con el piloto automático puesto, sin dar mucho lugar a un giro o un cambio de registro.

Desgraciadamente, estamos ante el trabajo más flojo de la discografía del grupo. Yo me encuentro entre los que consiguió tolerar The Slip, pero con Hesitation Marks me cuesta muchísimo conectar y se debe principalmente al ser un disco que, aunque comienza bien y tiene cosas interesantes en el final, tiene mucho relleno insustancial y poco inspirado. Al comenzar el año, no puse en mi lista de deseos un nuevo álbum de Nine Inch Nails. No me era imprescindible. Este disco me ha dado la razón. De momento, la mayor decepción personal de este año.

5.5/10

Tracklist de Hesitation Marks

  1. The Eater Of Dreams
  2. Copy Of A
  3. Came Back Haunted
  4. Find My Way
  5. All Time Low
  6. Disappointed
  7. Everything
  8. Satellite
  9. Various Methods Of Escape
  10. Running
  11. I Would For You
  12. In Two
  13. While I’m Still Here
  14. Black Noise
Anuncios
Summary
Review Date
Reviewed Item
Nine Inch Nails - Hesitation Marks
Author Rating
21star1stargraygraygray