Oranssi Pazuzu – Mestarin kynsi: experiencias de otros mundos

«Más que un disco es una experiencia». Podría tirar de esa frase comodín y quedarme ahí, porque al final esa clase de discos que son casi una experiencia son muy gratificantes de escuchar pero muy complicados de describir o desmenuzar en análisis. Más que nada por no encontrar palabras que realmente describan adecuadamente la experiencia. Que haberlas «haylas», pero ponerlas por acumulación hace que al final no signifiquen nada y de para una lectura aburrida.

El caso es que los discos de Oranssi Pazuzu son más divertidos (por llamarlo de alguna manera) de escuchar que de explicarlos. Son discos con canciones que generan atmósferas propias, canciones que son constelaciones en sí mismos y conforman un universo propio y distinto. Y tratar de describir esas realidades paralelas en términos de esta realidad se queda escaso. Y precisamente por esa capacidad de hacer discos que parecen de otro mundo, que sólo pueden realizar ellos, son una de las bandas más excitantes ahora mismo en el metal extremo.

Ahora llegan con un disco como Mestarin kynsi y vuelven a complicar la papeleta. El álbum, una vez más, es una experiencia sonora única, extraordinaria, que desafía al oyente y las clasificaciones simples. Es, otra vez más, un disco divertido de escuchar, pero complejo de describir. No por ello imposible, claro. Si en su anterior obra imprescindible, Värähtelijä, lograban una maravilla cavernosa donde la luz no parecía colarse por ninguna rendija, aquí se dan otra vuelta de tuerca para evitar el acomodamiento. La profundización de los elementos experimentales y psicodélicos, además del añadido de los sintetizadores, dibujan una especie de distopía cyberpunk sonorizada con black metal en vez de con synthpop de espíritu rock.

La magia de los artistas esenciales es cómo son capaces de hacerte obras que se sientan diferentes, pero al mismo tiempo se sientan parte de lo mismo. Värähtelijä y Mestarin kynsi son discos que se sienten y suenan diferente, pero se sienten como claro resultado de las mismas mentes. Este disco no supone un paso radical, sino una expansión de lo que un disco (o una experiencia) de Oranssi Pazuzu supone. Y sí, suena de la leche, pero hay mucho más. Más de lo que podríamos llegar a tocar con destacar algunas canciones o destacar influencias alejadas del metal extremo. Uno de esos discos que a veces no puedes explicar detalladamente qué los hace tan buenos, pero mientras los escuchas notas como todo está en su sitio y tiene sentido. Es otra dimensión. Una a la que sólo podemos acceder mediante sus discos. Y por eso volvemos a ellos.

Además de por ser muy buenos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments