Parade – La deriva sentimental (las maquetas)

Decíamos ayer, en nuestro repaso disco a disco de Parade, que, en primera escucha, La deriva sentimental (2019) sonaba menos a Parade que a cada uno de los colaboradores que el murciano Antonio Galvanizarle había invitado para una aventura totalmente dirigida por él. Que luego esa sensación se disipaba, y que al final el último disco de Parade acababa siendo totalmente suyo.

Las piezas de aquel puzzle quedan totalmente claras ahora, con la publicación de La deriva sentimental (las maquetas), la versión con el propio Parade a la voz de todas las canciones, que Jabalina y Parade han puesto a la venta en su bandcamp.

No, no es mejor que el disco original, porque los retoques para hacer que cada canción se adaptase al invitado hicieron crecer las canciones. También deja claro el trabajo en estudio junto a Guille Mostaza. Obra final y obra en progreso conforman un díptico fascinante sobre cómo una canción nunca deja de cambiar y es difícil decidir cuándo está totalmente lista para salir al público.

Posiblemente, nunca lo estén del todo.

El recorrido tiene siempre ideas importantes: ‘Ruido de motor’ sale perdiendo en su demo sin Charlie Mysterio, dejando claro lo mucho que Parade cuidó a quién escogía para cada canción. ’Yoli Pendenciera’ es casi una canción distinta sin Lidia Damunt: ya sabíamos que la original podría estar en la discografía de los dos, pero ahora queda más claro. De ‘Manzana para Dos’ ahora queremos que la cante Luis Espanto para acabar cerrando el círculo. Y qué bonita vuelve a ser ‘Películas’, aquí aún más herida, más frágil: el poder de la voz de Antonio Galvañ.

No hay dudas: La deriva sentimental (las maquetas) es otro motivo para enamorarse del talento de Parade. Ojalá todos emborronásemos los cuadernos con bocetos así.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.