Paradise Lost – Obsidian: otro gran día en la oficina

Hay cierto aspecto rutinario al afrontar otro disco más de Paradise Lost. Hemos hablado en cada ocasión de su retorno a la forma y a su sonido característico de manera progresiva desde In Requiem. Los británicos habían profundizado cada vez más en esa vena que muchos podrían calificar de nostálgica, pero les había insuflado una segunda juventud que nos ha dejado joyas como Tragic Idol o The Plague Within.

Medusa fue el primer disco donde esta retroevolución empezaba a mostrar cierta erosión. Incluso manteniendo la habitual efectividad y logrando unos puntos de oscuridad y extremismo que no tocaban desde tiempos anteriores al Icon, había esa sensación de rutina. Un día más en la oficina. Era complicado volver a tener entusiasmo eufórico con la llegada de Obsidian.

No obstante, la escucha de Obsidian lo muestra como un disco de más posibilidades y virtudes de las que cabría esperar. Una vez terminada su “regresión” lenta y paulatina, esta es una de las ocasiones más claras donde se replantean hacia donde llevar este sonido. Quizá los caminos que acaban recorriendo no sean los más rompedores, pero sí tienen cierta novedad dentro de la obra del grupo. 

La apertura a elementos sinfónicos, la melancolía más abiertamente melódica (siempre habían sido melancólicos y melódicos, pero ahora de otro modo) y esos pequeños intentos de salirse del molde de un disco de Paradise Lost son lo que hacen que este disco acabe siendo apetecible de escuchar. Hasta compensa ciertos problemas, como su larga duración que hace que el álbum se resienta, y algunos momentos que se sienten demasiado My Dying Bride.

Es, desde luego, estupendo apreciar de nuevo una sensación de avance que elimine sensación de frialdad burocrática y nos devuelva la impresión de estar ante una banda infalible que siga hambrienta dentro de su consolidado estilo. Suena un poco a hooligan decirlo, pero un disco bueno de Paradise Lost acaba siendo mejor que un buen disco de muchas otras bandas.

Eso sí, ¿se atreverán de nuevo en su madurez a otro experimento que les acerque a Depeche Mode a la Host? Es una posibilidad que reconozco que me resulta intrigante a estas alturas. Aunque no me quejo de lo que estoy recibiendo ahora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.