Anuncios

Pauk — Melancholic Anger


El tramo final del año nos ha dejado bastantes regalos en cuanto a electrónica estatal se refiere. De toda esa cantidad de sellos relativamente humildes que configuran parte del género en nuestro país, y en territorio catalán, como no podía ser de otra forma, siempre llegan trabajos notables. Hace poco más de un mes se estrenó Melancholic Anger(Discontinu Records, 2016), el regreso de Pauk a esta casa, en la que encontramos alguna perla anual. Este año, por ejemplo, hemos tenido la de Nev.Era, y unos meses después, esto de Cabruja.

Pau Cabruja presentó su nuevo trabajo en el Mira Festival, cómo no, en ese espacio reservado para aquellas propuestas evocadoras en las que el apartado visual puede sumar bastante a un estilo que ya de por sí te suele abrir la sesera. Ese género, cómo no, es la IDM, y la de Pauk merecía ese lugar especial como demuestran a posteriori los vídeos allí grabados.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2948086146/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=756453715/transparent=true/

En los últimos años el productor catalán ha ido madurando su propuesta, y de un discurso que partía eminentemente del dubstep y un buen manojo de breaks, ahora hay menos raigambre dubstep y sí una capa de breaks que retozan entre estructuras de IDM melódicas. Entre sonidos agudos y ritmos frenéticos o teclados clasicistas, Melancholic Anger rezuma esa sensación emocional a la que hace referencia el título y pone en boga la elegancia con la que se alza Pauk en este nuevo largo.

Un repaso a la IDM de ayer y hoy con algunas de sus vertientes

El álbum hace una gran gala de recursos ya en sus primeros instantes, como se puede ver en la belleza que irradian piezas como ‘Dark Grid’, con unos agudos que se complementan estupendamente con los breaks que van regurgitando en la capa inferior que vertebra el tema. Es algo bastante característico del trabajo, esos ritmos rotos de fondo que pelean por imponerse con melodías más luminosas en la superficie, como el caso de ‘tusk’, donde entre las dos capas, ahogan a una sección vocal operística que le da un toque diferente con respecto a otros productores de IDM.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2948086146/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2821086999/transparent=true/

No obstante, también se encuentran en Melancholic Anger esas otras estructuras del estilo que se centran en patrones más clasicones y que hacen mirar por el retrovisor a Warp, como ‘Helianthus’ y sus destellos acid, o ‘Kaizen’ y sus navajazos digitales. Se trata, por tanto, de un LP que combina postulados clásicos, propios del género en cualquier disco purista que escuchemos de hace más de veinte años a esta parte, y esas pistas hasta arriba de toqueteo software que ofrece resultados muy elocuentes. Para cerrar este álbum, que fluye estupendamente por los pocos cortes que hay y el buen nivel general, encontramos la parte más evocadora de este, con cierto toque jazzístico en ‘A Significant Spot’ o la nana final — algo que también hacía el amigo Richard en sus tiempos mozos — . En definitiva, un notable trabajo de Pauk, que demuestar su versatilidad y evolución; su madurez musical, con un álbum muy disfrutable para la parroquia IDM que tira más por los breaks. Y todo sin renunciar a la parte emocional que tan buenos resultados puede dar aquí. Y ahora sigamos con el bucle.

7.5/10

Anuncios