Paul Weller – On Sunset

Que a Paul Weller le adoran en el mercado anglosajón ya era obvio antes, pero más con el recibimiento de este On Sunset, acogido con parabienes y críticas extremadamente positivas, como si realmente contuviese algo por encima del nivel de sus últimos discos en solitario. No lo tiene: sólo variaciones de lo que habitualmente le viene gustando, y en este caso un soul orquestado estupendamente cantado pero también incapaz de tocar la fibra (posiblemente el mayor pecado ante ese estilo).

Está claro: quince discos en solitario después, Paul Weller tiene que cargar con la losa de lo que un día fue. Pero a veces, de hecho, regresa al artista que un día fue (en la emocionate, esplendorosa ‘Rockets’) o se atisba el que podría ser si se empujase un poco más allá: ‘Mirror Ball‘ asume, melancólico, los riesgos que asumía Bowie en etapa ya viejuna; quizás, con todo lo que estupendo que tuvo Bowie, eso fue lo mejor que nos dejó: la incapacidad de asumir que sería siempre el que fue cuando triunfó.

Ambas canciones están muy por encima del resto de un disco que parece mirarnos como nuestros padres cuando se hacen mayores: con el desdén de «me da igual que tengas razón, porque me da pereza cambiar». De ahí sale el funky algo acartonado de ‘Old Father Tyme‘, o el soul blanco estupendamente cantado pero ya de ‘Village’.

A veces quiere volver a arriesgarse de igual modo: ‘More‘ tiene una cadencia interesante, un juego de voces dulce y un final psicodélico controlado pero refrescante. No tenemos que quedarnos con el disco entero, claro, pero nos gustaría poder enamorarnos sin remedio de algún disco del Paul Weller mayor, algo que cada nueva obra que pasa parece más imposible.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments