Dance of The Clairvoyants‘ es el mejor single posible de Gigaton, pero también, y nadie nos podrá decir que no estábamos avisados, uno que no iba a tener continuidad. Que los últimos supervivientes del grunge (mirad alrededor: ya-no-queda-casi-nadie-de-los-de-antes-y-los-que-hay-etc…) no iban a hacerse un disco así, a lo Talking Heads, estaba claro.

Es una pena, aunque esperábamos que fuese algo menos lineal, más sorprendente. Por ejemplo, ahí sí que nos la metieron doblada ‘Superblood Wolfmoon‘ y ‘Quick Edit‘, variaciones suficientemente refrescantes sobre el libro de estilo de un grupo del que no sabemos todo al dedillo. Lo bueno y lo malo.

¿Cómo ser Pearl Jam en 2020? No, desde luego, perdiéndose en estilos que no son los suyos: no parece que vayamos a ver una cuarta década del grupo donde vayan a cometer los errores de algunos de sus héroes (esos primeros 80s de Neil Young, esos saltos mortales a terrenos TAN ajenos, no pasarán con ellos… aunque ya sabemos que casi nadie tuvo unos 70s buenos y unos 80s mejores).

Pero sí haciendo una primera mitad muy sólida, desde luego muy por encima del anterior Lightning Bolt, que seguirá siendo su peor disco incluso aunque aquí, en su día, le librásemos del patíbulo (y ni nos acordamos de quién fue, seguramente Cronopio y por eso lo mandamos al exilio colombiano).

Pearl Jam y el mundo de 2020

Eso en lo musical, pero ¿cómo ser Pearl Jam en 2020 en lo lírico? Riot Act tuvo sus ramalazos, pero, ya lo explicamos, no fue su disco político. Lo es mucho más este Gigaton, donde Trump se cuela de manera en varias de las canciones. Pearl Jam, como los Drive-By Truckers de este mismo año, están hasta los mismísimos huevos de la deriva Trump y también del negacionismo climático.

Se les cuela el asco por todas partes: se les nota en estrofas, en versos concretos y también en la manera de afrontar varias de las canciones (como esa rabiosa ‘Never Destination‘ colocada justo cuando el disco quiere adormecerse… y lo va a hacer de hecho). A veces llehan a adoptar paisajes de ciencia ficción, con descripciones de la inmediata distopía que podría estar a la vuelta de la esquina:

Crossed the border to Morocco
Kashmir then Marrakech
The lengths we had to go to then
To find a place Trump hadn’t fucked up yet
Living life on the back porch
Lifting rocks to make a wage
Every sunset paid attention to
Not a starry night went to waste

El inicio entra como un tiro: ‘Who Ever Said‘, enérgico y emotivo inicio; ‘Superblood Wolfmoon‘, raca-raca con un Vedder estelar en matices conocidos; ‘Dance of The Clairvoyants‘, directa a las listas de sus mejores canciones; ‘Quick Escape‘, con un Jeff Ament acojonante;

Alright‘ se debate entre la épica y la voz baja, sin que haya una decisión definitiva. Eso parece jugar en contra de una canción en la que desearías que explotaran las guitarras que, en segundo plano, sí que parecen saber de qué querían que fuese el asunto.

Seven O’Clock‘ recupera en las estrofas a esos Pearl Jam springsteenianos que han poblado parte de sus mejores canciones desde que se destaparan en No Code y en el estribillo al grupo psicodélico que a veces han deseado ser. Es sugestiva, no inmediata, pero sí acaba cayendo en el lado ganador, por su escalada final y sus frases, directísimas, contra Trump:

Sitting Bull and Crazy Horse, they forged the north and west
Then you got Sitting Bullshit as our sitting president
Oh, talking to his mirror, what’s he say, what’s it say back?
A tragedy of errors, who’ll be the last to have a laugh?

A partir de ahí, lamentablemente, Gigaton se despeña (a veces hasta lo insondable, como en ‘Buckle Up‘) y no se recupera hasta una estupenda ‘River Cross‘ que sí que sabe cerrar el disco como el gran grupo que son, por más que sus discos ya no lo sean tanto. Éste, en concreto, es el mejor desde el aguacate, sin duda.

Puntuación: 3 de 5.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Esteban Martínez
Esteban Martínez
8 months ago

Es «Quick escape». Y mencionan en el titular que es lo mejor desde Rioc Act pero al final dicen que es lo mejor desde el aguacate (?).
En lo personal me está pareciendo un buen disco, correcto, pero en la misma que el anterior, un par de temas que te iluminan los ojitos, tres o cuatro que están «bien» y relleno de Vedder. Quizás lo escucho más y mejora mi apreciación pero me deja tibio, tal como Lightning bolt.

Ruy Mantilla Morales
Ruy Mantilla Morales
7 months ago

Extrañaba sus críticas! Que bueno poder leerlos de nuevo! 🙂