Anuncios

Piano Magic — Closure

Se cierra el telón


Hay quien defiende que lo de las muertes en 2016 tampoco fue tan grave como lo insinuamos la mayoría. Que, simplemente, mientras nosotros nos vamos haciendo viejos, aquellos a los que venimos idolatrando desde hace años, también avanzan en edad. Y, en consecuencia, es más fácil que vayan palmando. Tiene sentido, aunque a mí no me cuela ante semejante gafe.

Adiós a Piano Magic. La morriña que no lo es tanto

Lo que sí es indiscutible es que muchas de las bandas de las que un día te enamoraste han desaparecido. Y, de entre las que no, muchas lo harán pronto. Hoy, sin ir más lejos, hablamos del que será último disco de Piano Magic, el proyecto que en su día Glen Johnson (entre otros) inició hace más de veinte años, por el que han pasado infinidad de artistas y que ha sentando cátedra sobre cómo facturar discos fantásticos de ambient pop (en muchas épocas, también post-rock) a lo largo de estas dos décadas.

Piano Magic han decidido cerrar en telón. Lo cierto es que, como tantas otras bandas que descubres recién estrenada la mayoría de edad, yo les había perdido bastante la pista. Y, con todo, la noticia te genera esa falsa pena de 5 minutitos, antes de pasar a otra cosa. Aunque con ciertos altibajos, la película ha sido estupenda. Faltaba cerrar un final convincente, y eso han conseguido hacer con Closure (Second Language, 2017).

Si alguien tiene que empezar a despedirse, y para ello utiliza una apertura de la mano de ‘Closure’, un tema de diez minutos que plasma en ese rato casi todas las virtudes de los londinenses, sabe que lo va a hacer a lo grande. Tensión contenida, sin espacio para el esparcimiento, controlada con la voz ya casi de culto de Johnson. Una época condensada en un instante continuado en ‘Landline’, más inmediata, propia de cuando Piano Magic abrazaban un pop siempre distinguido y enormemente elegante.

Closure compone un cancionero dignísimo. A la altura de la banda que fue construyendo una carrera de gran calado y cierta repercusión. ‘Let Me Introduce You’ o ‘Attention to Life’, con la voz de Peter Milton Walsh, de The Apartments, son esas pequeñas joyas que podríamos decir que vamos a echar de menos en los autores de ‘Speed the Road, Rush the Light’ si realmente tuviésemos un instante para pensarlo. Y hay momentos, claro, mucho menos brillantes, como esa insípida ‘You Never Stop Loving (The One that You Loved)’, pero no lo suficiente como para no sentir, al final, cierto deseo de repasar esa carrera de Piano Magic que te has perdido con el paso de los años.

Para eso, por suerte, e incluso separación mediante, hay tiempo. Incluso para intentar calibrar si eran una de esas bandas de culto exclusivamente personal o si conseguirás encontrar a alguien con quien lamerte las heridas en compañía.

7,53/10

Anuncios