Tras romperle el pescuezo a serpientes con sus propias manos, cortar la cabeza de dragones que vomitaban fuego con la mera ayuda de una espada de palo, escapar de las garras de unas bellas mujeres que finalmente se convertían en monstruos de amenazadores colmillos… tras todo eso, el protagonista, llamémosle Thomas, se enfrentaba a lo peor de todo. Elegir entre dos puertas. La de la derecha está muy bien iluminada, y hasta ella nos acompaña un camino precioso, plagado de flores multicolores a ambos lados, y con un timbre en forma de nube al llegar. A la izquierda, entre penumbras y maleza, tanta que apenas se adivina a ver poco más que el marco, otra puerta que cuenta con una aldaba horrible para aporrearla y pedir paso. Si quieres la opción de la derecha, ve a la página 23. Si quieres la de la izquierda, sigue por la 17.

Pumuky eligen su propia aventura

Escoges la 17, ¿cómo no?. Porque aunque en el fondo todo parece más seguro cuando tiramos de lugares apacibles, agradables y poco amenazadores, nos acaba tirando lo atractivo de esa oscuridad. Lo trabajado de alejarse de lugares comunes, de inquietarnos con atmósferas incómodas y, lo que a veces no acaba de conseguirse, no hacerte una especie de parodia de ti mismo. Lo que viene siendo la intensidad bien entendida, y no esa que últimamente nos atormenta. En ese terreno, el de la oscuridad, el hechizo y la seducción, llevan ya muchos años moviéndose Pumuky. Los tinerfeños, comandados como siempre por Jaír Ramírez, han vuelto a entregar un trabajo espectacular. Su cuarto disco, Justicia poética (Jabalina Música, 2015), llega a terrenos ya conocidos siguiendo, sin embargo, un camino bien distinto. Seguramente el que empieza tras abrir la puerta que parecía menos apetecible.

Justicia poética se ha grabado aumentando el protagonismo de los sintetizadores, y consiguiendo que estos se conviertan en una herramienta utilísima, muy lejos de otros ejemplos en los que lo matan todo. No hay batería, sino mucha base electrónica y, sin embargo, en ningún momento asistimos a un disco rupturista con el pasado. Los amantes de los tres anteriores, sobre todo del maravilloso Plus Ultra (Jabalina Música, 2011) volverán a encontrarse aquí como en casa. Para muestra, un ‘Taniyama-Shimura’ que ejerce, como reza el bandcamp de su discográfica, de puente entre lo pasado y lo presente. Un tema que consigue recordarnos que escuchando a Pumuky volvemos a poder dejarnos llevar con confianza ciega. Sabiendo que, en adelante, nos esperan diez cortes de magia irrebatible. Llena de aristas, quizás incluso de espinas, pero con mucha recompensa.

Dentro de ese concepto más ambiental, de atmósferas igual de oscuras, pero más electrónicas, es difícil destacar temas por encima de otros. Jugar a nuestros favoritos cuando encontramos en Justicia poética una coherencia interna tan grande, un discurso tan sólido, no es fácil. La energía centrípeta que acumula ‘La venganza de Rubik’ es de lo más destacable, seguramente, pero no se encuentran lejos otros cortes igual de atrayentes, caso de la vehemencia de la ‘Teoría de cuerdas’, o la calma posterior de ‘La culpa y el librepensador’. Antes habíamos encontrado un corte más pop en ‘Escritura automática 9mm’, y después la marca de la casa, vía ‘Suprahombre’. Todas ellas con una factura de enorme crédito. Una joya conjunta. Otra más.

7,9/10

Pumuky ha conseguido entrar en ese grupo de bandas a las que a lo mejor no tienes entre tus favoritas más directas, pero que cada cierto tiempo vuelven a tu mente. Inyecta ese veneno reincidente, el que te lleva a escuchar lo que hicieron hace tiempo, o el disco que acaban de entregar. Pero que, sea como sea, tienes que poner en tu reproductor antes o después. En realidad ese logro no se ha conseguido con Justicia poética, ya venía de antes. Lo que sí han alcanzado con su cuarto disco es una confirmación definitiva. Seguramente innecesaria, pero que nunca sobra, como no lo hacen temas tan brillantes como ese ‘CRASH’ que pone punto y final. No abundan propuestas tan personales, agraciadas y arrebatadoras como la de los canarios por estos lares. Bienvenida sea la sensación de estar de nuevo de enhorabuena.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
3 months ago

[…] Pumuky bajan al suelo, nos bendicen de nuevo, y se vuelven a ir, etéreos como sus canciones. Desde Justicia Poética nos habían dejado huérfanos y ahora nos han lanzado ‘Realidades Aumentadas’ y una vez más […]