El festival de la textura (en pequeñas dosis)


El otro día hablando de Voiski hacía hincapié en las texturas y las capas que utiliza para hacer del techno algo más versátil, dinámico y por ende, interesante, escapando de lugares comunes que al final son muy recurrentes porque traen buenos réditos. Una actitud, la de salirse de los márgenes o símplemente esmerarse mucho en el acabado, casi rozando lo enfermizo, que al final marca la diferencia entre unos y otros. Y el chileno Ricardo Tobar es otro de esos tipos empeñados en jalonar sus construcciones con detalles que no hacen sino darle un acabado tremendo a sus melodías. En Red Sea (Correspondant, 2017), lo ha vuelto a hacer.

Aunque escuchar algo de Tobar en formato EP siempre se nos quedará corto (valga Collection como argumento), volver a probar un poco del sonido del productor latinoamericano siempre merece la pena. Red Sea sólo está compuesto de tres temas, pero son suficientes para dejar en el paladar esos mismos esquemas que hicieron de su anterior trabajo uno de los mejores álbumes de electrónica de aquél año. Y claro, cuando empieza a sonar ‘Red Sea’, el tema de cabecera, ya no te acuerdas de que estabas llorando hace un minuto porque querías un LP.

Ese primer corte trae toda la efusividad, la energía y en definitiva, el espíritu de Tobar: elegante, creativo, vibrante, como una paleta de colores que no hace sino más que expandirse. Un estado de emoción alterado que contrasta con ‘Eleven’, un tema de corte más relajado, de los de recrearse en segunda línea con los detalles y retorcer sonidos para crear una maravillosa sensación de trance. Hacia la mitad del corte, cuando empiezan a salir loops en espiral de la raíz del tema, vuelves a entender por qué sus producciones son diferentes.

Es mágico.

Cierra el EP ‘Alvear’, un tema que baja la media de calidad de los cortes anteriores, aunque sigue siendo una buena canción. Más corriente, porque no tiene tan trabajadas esas texturas y esos recursos que hacen de su propuesta una cascada de sensaciones para el cerebro, pero un tema cumplidor al fin y al cabo. En definitiva, Tobar, una vez más, demostrando el altísimo nivel en el que se encuentra hoy. Ahora, a subirse a una caja de ritmos, dejar que los loops empiezan su recorrido en espiral y salirse de órbita para seguir flotando.

7.9/10

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments