Summary

Imposible no sentirse a gusto.

Rose City Band – Summerlong

Ripley Johnson jugó al despiste con el disco debut de Rose City Band, cuando aún no sabíamos quién estaba detrás. Pero en Summerlong ya tenemos claro que el artífice de la saga Wooden Shjips/Moon Duo se propuso explorar este grupo paralelo su afición por los 60s más Byrds.

¿Qué es lo que pasa cuando hablamos de los Byrds? Que siempre conviene aclarar cuáles: los cosmic space rock, los psicodélicos floridos, los country folk… Con Summerlong no hace falta: la respuesta es “sí, todos esos”.

De nuevo con Sonic Boom (Spacemen 3) a los mandos, como en otras aventuras suyas, Summerlong es un disco meloso, sencillo de escuchar, amable. Es veraniego, como indica su título: se abandona el fuzz y la distorsión de otras de las aventuras de Johnson para abrazar los vacíos, el espacio, la limpieza, los rayos de sol apuntando directamente a los ojos. ‘Floating Out’ es como ver el reflejo sobre el agua del ‘Oh! Sweet Nuthin’ de la Velvet.

“Compartimos muchos gustos, excepto Grateful Dead”, dice Sonic Boom, y a Johnson sí que se le van a veces las canciones desde esos solos serpenteantes, marca de la casa, hacia cabalgadas ácidas. Afortunadamente, con final. Imposible no sentirse a gusto aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.