“Rosendo — Vergüenza Torera” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/rosendo-verguenza-torera.jpg" class=”centro” />

Ahora el mundo es otro a mucho pesar de autócratas henchidos de hiel y su corte clerical.

Rosendo cumple sesenta años el próximo 23 de febrero y sigue al pie del cañón. No se espera de él que nos sorprenda con un cancionero sobresaliente, en realidad del madrileño siempre se ha destacado por escribir dos o tres temas por disco que entren con todo derecho en su repertorio de directo. Esto es lo que ha vuelto a ocurrir con Vergüenza torera, su decimoquinto álbum de estudio, en el que parece que algunos han descubierto al Rosendo criticón, que no se calla ante lo que no le gusta.

Vergüenza torera, poniendo los puntos sobre las íes

‘Vergüenza torera’ es el emblema del álbum y su letra un sentimiento compartido por muchos de lo que pasa en este país en el que la crisis no parece que se vaya a ir nunca:

Qué pena, qué frustración, qué triste porvenir. Serena desilusión, qué mierda de país

Rosendo ya nos lo dijo en 2002 con un título tan evidente como Veo, veo…mamoneo!!, que esto tenía poco arreglo. Lo que sí es evidente es que el ex líder de Leño está en racha tras haber publicado otro buen disco después de A veces cuesta llegar al estribillo (Warner, 2010). Con ello nos olvidamos de los espejismos que fueron Lo malo es…ni darse cuenta (DRO, 2005) y El endémico embustero y el incauto pertinaz (DRO, 2007).

Y si ese primer single, que da título al álbum, es el ejemplo de que a Rosendo le queda cuerda para rato. Capaz de sacar riffs de su guitarra lo suficientemente convincentes como envolver unas letras muy elaboradas en la que lo críptico se queda simplemente en el manejo del léxico como un académico de la lengua de Cervantes.

Claro está, hay melodías, riffs e incluso acordes que nos son familiares, pero con las seis cuerdas Rosendo es un maestro. Como ejemplo en ‘Y venga vueltas’, un tema que no va a pasar a sus grandes éxitos, nos deja con la boca abierta.

Rosendo ha dejado Madrid, se ha trasladado a vivir a Montorio (Burgos), en pleno campo de la antigua Castilla, donde ha grabado en parte Vergüenza torera, que necesitó de los Estudios Box y a su habitual Eugenio Muñoz para dar lustre a este nuevo cancionero.

Lo más sorprendente fuera del habitual rock & roll, rock urbano del que es catedrático Rosendo, de esta última entrega es la canción ‘A remar’. Su hijo Rodrigo Mercado firma la brillante letra que se ha envuelto con una partitura para cuarteto de cuerda de Il Rosso E Il Nero y guitarras acústicas.

Quizás los once temas de Vergüenza torera van a ganar conforme van pasando los meses, caso de las socarronas ‘Al lodo brillo’ y ‘Muela la muela’, una de los hallazgos del conjunto que podría haber estado en alguno de sus discos de hace más de una década, o esos clásicos que son desde la primera escucha como la familiar ‘Cuando’ y la vacilona ‘Ni fu, ni fa’.

Rosendo — Vergüenza torera

Tres años después de A veces cuesta llegar al estribillo Rosendo regresa con una nueva colección de once canciones a la altura de lo que es: el maestro del rock urbano. Con un single rotundo, ‘Vergüenza torera’, que da título al disco, el madrileño nos dice que todavía tiene cuerda para rato.

* 01. Al lodo brillo
* 02. Vergüenza torera
* 03. Y venga vueltas
* 04. Haciendo cábalas
* 05. Autócratas
* 06. A remar
* 07. Muela la muela
* 08. Delirio
* 09. Dubitando
* 10. Cuando…
* 11. Ni fu, Ni fa

Lo mejor

  • La capacidad crítica de sus letras
  • Esos riffs y melodías incombustibles
  • El single Vergüenza torera
  • La portada del álbum

Lo peor

  • Que no haya más temas como el primer single
  • Dubitando
  • La producción nada arriesgada

Sitio oficial | Rosendo
Más en Hipersónica | Rosendo pone los puntos sobre las íes en ‘Vergüenza torera’, adelanto de su nuevo álbum, Rosendo nos deja ver la portada y el tracklist de Vergüenza torera, su decimoquinto álbum en solitario