Anuncios

Royal Blood — How Did We Get So Dark?

Más de lo mismo y ni tan mal


La irrupción de Royal Blood fue de bastante impacto antes incluso del lanzamiento de su álbum debut. No ha sido tanto para colocarlas entre las grandes del circuito rock/indie maisntream pero sin duda se han colocado en una posición privilegiada. Y cuando te sitúas en una posición así, normalmente las posiciones sobre ti tienden a polarizarse hasta formar los clásicos extremos de lovers y haters cuyas diferencias se muestran irreconciliables.

El hecho de que yo sea el único de la redacción que ha mostrado un mínimo de interés por ellos casi podría indicar en que lado me acabo posicionando respecto a ellos, pero tampoco os creáis que demasiado. Me gusta lo que hacen, me divierto escuchándolos, pero tampoco para volarme la cabeza. Para un rato van más que bien. Algo que muchos considerarán insuficientes para que se les haya otorgado el estatus del que disfrutan, pero en ese aspecto probablemente los que menos culpa tengan sean ellos.

No obstante, no vamos a hablar más sobre el tema de su popularidad, sino que vamos a entrar en harina con este How Diw We Get So Dark (Warner, 2017) que acaban de estrenar. La primera cuestión es evidente: ¿Qué ofrecen de diferente con respecto a su debut? A nivel de sonido, probablemente poca cosa, ya que sigue prácticamente las mismas pautas y señas de su predecesor. Las diferencias se resumen en unos matices y algún detallito de producción que son demasiado ligeros para poder hablar de un avance o de cambio.

En términos de evolución, diría que aquí consolidan un poco ese modelo de lo que buscan ser como grupo, más que esos The Black Keys o The White Stripes -que muchos sacan a colación por ser un dúo- algo a medio camino entre Queens of the Stone Age y Death from Abobe 1979 un poco más comedido y con más intención de gustar. Nada que no encontráramos ya antes, vaya.

Básicamente nos encontramos puro Royal Blood durante otros diez temas y poco más de media hora. Los que ya estaban desencantados con ellos no tienen nada que hacer aquí y el resto podemos encontrar otro buen rato de riffs de bajo distorsionados y sabrositos, ritmos de batería bastante sencillotes pero eficaces y la estructura estrofa-estribillo-estrofa-estribillo clásica de la canción pop. Nada nuevo bajo el Sol.

Hasta la propia composición del CD guarda demasiadas similitudes con su predecesor, con su temas más destacados -que en grupos así suelen ser los singles- y temas más de relleno pero que cumplen y no llegan a aburrir. En estos últimos el nivel resulta bastante parejo pero diría que los temas más top de este álbum son mejores que los del debut, como esa ‘Lights Out’ que reconozco que me flipa, una más abrasiva ‘Hook, Line & Sinker’ que pone bien las pilas y una ‘I Only Lie When I Love You’ más desenfada y animosa.

Es por ello que se podría resumir este How Did We Get So Dark? como un más de lo mismo, lo cual no tiene porque ser negativo. Es más, este caso demuestra que se puede mejorar, aunque sea ligeramente, manteniendo ciertas constantes y teniendo claro el tipo de grupo que eres. Royal Blood lo tienen clarisimo, por suerte para ellos y para los que los disfrutan (disfrutamos) y para desgracia de aquellos que no los tragan. Hasta que no llegue el patinazo, no podremos encontrar puntos en común.

7,45/10

Anuncios