sábado, agosto 15, 2020

Run the Jewels – RTJ4

Run the Jewels tuvieron una irrupción muy espontánea y muy continua. Desde que el mundo descubriera y se enamorase de su álbum debut, el grupo siguió un intenso y rápido ritmo de casi disco al año (incluso contando aquel gracioso asterisco de Meow the Jewels), y cada uno de ellos certero e imprescindible casi desde el primer minuto. Argumentos les sobraban para ser el grupo del momento.

Pero, ¿puede recuperarse ese momento? El grupo se mantuvo relativamente bajo el radar tras su RTJ3 de 2016, con remarcables excepciones como ese jitazo con DJ Shadow, ‘Nobody Speak’, que casi se puede atribuir como tema suyo. Esa relativa quietud podía levantar la cuestión de si iban a poder recuperar el ritmo cuatro años después con su nuevo pepino, RTJ4.

No obstante, bastan los primeros compases de ‘yankee and the
brave (ep. 4)
’ para darse cuenta de que no sólo no han perdido fuerza ni ritmo, sino que siguen siendo tan imprescindibles como antes. Las circunstancias actuales desde luego los vuelven a hacer necesarios, pero El-P y Killer Mike han demostrado aquí que están a la altura de cualquier reto. En uno de los momentos más encendidos que está viviendo el mundo, Run the Jewels han regresado para avivar aún más la llama.

RTJ4 cuenta con las múltiples virtudes que han hecho imprescindibles sus anteriores obras: las canciones no sólo son alucinantes, sino que están secuenciadas con inteligencia y buen gusto. La energía que transmiten se sale de cualquier escala. Su discurso sigue afilado y dando de lleno en la diana. Y, además, corrigen la mayor pega de RTJ3, con unos pocos temas de más y duración algo inflada. Aquí vuelven a la concisión, y eso sólo les hace brillar más.

Pero el mayor aliciente de Run the Jewels es la increíble química entre El-P y Killer Mike. Ambos llevaban muchos años de carrera antes del grupo, pero desde su formación han explotado lo mejor de cada uno, entendiéndose a la perfección y pasándose el testigo entre ellos con maestría. Sus versos son escupidos con la clarividencia que aporta la veteranía, pero siguen siendo furiosos e incontenibles. El-P también vuelve a demostrar que es un cerebro privilegiado en la producción y escogiendo samples (esos Gang of Four en ‘the ground below’ dan la vida).

Y por si ellos de por sí no fueran suficiente, se vuelven a rodear de colaboraciones tan peculiares como acertadas. Sólo ellos pueden cruzar a Zack De La Rocha y Pharrell Williams en un mismo tema y que tenga sentido una vez escuchado. Y a ellos hay que sumar Mavis Staples, Josh Homme o 2 Chainz. La energía de cada uno de estos nombres está perfectamente acoplada a su música y es colocada en el lugar más adecuada en el disco.

Y canciones. Todas las que queráis. A estas alturas con ellos ya es cuestión de preferencias, porque rara vez no dan el clavo, sea cual sea el registro. Yo, por el momento, destaco especialmente tres: el carisma irrefenable de ‘out of sight’, la angustiosa urgencia de ‘walking in the snow’ y el brutal cierre de ‘a few words for the firing squad’.

La satisfacción que proporciona ver cómo Run the Jewels siguen siendo una bala de cañón es complicada de medir. Desde luego, son unas de las voces más distinguibles e imprescindibles del hip hop actual, y son capaces de imprimirle una energía especial cada vez que tocan. RTJ4 es su enésimo triunfo, y ya uno de los mejores discos del género este año. Menos mal que volvisteis, porque 2020 se empezaba a hacer insoportable.

Más en Hipersónica | Las mejores canciones de Run The Jewels

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.