Santo Rostro — The Healer

Otro buen paso adelante.


Motivos de sobra nos dieron Santo Rostro hace un par de años tan solo para seguirles bien la pista de cara al futuro. II: The Bleed (Discos Macarras, 2015), su segunda referencia de estudio de larga duración, mostró una buena progresión con respecto a un debut que simplemente era correcto, dándose más rienda suelta en el stoner doom más basto y menos en el elaborado sludge con el que coqueteaban. Mostraron que les sienta mejor ser más High on Fire que Mastodon.

Y ahora nos topamos con su nuevo trabajo de estudio, The Healer (Discos Macarras, 2017), que supone otro nuevo paso adelante en la explotación de ese talento doomesco que reside en ellos. En esta ocasión, exploran más las raíces del género, acercándose a los ya difuntos Cathedral tanto en sonido como en portada. Un movimiento que les puede hacer perder singularidad, pero que logran compensar con acierto y saber hacer más que demostrado.

Alegra ver cómo uno deposita ciertas esperanzas en la que considera una banda prometedora y ésta continúa avanzando y dando pasos hacia adelante. Sin ser lo más top que nos vamos a topar en el doom este año, The Healer se coloca en posiciones muy dignas a base de contundencia y fabulosa ejecución, ya sea yendo a todo pistón como en la inicial ‘One Small Victory’ o rompiendo sus propios moldes en temas de más de diez minutos como ‘Cut My Hand’ y ‘The Healer’ (esta última con muchas reminiscencias a unos titanes como Sleep). Repetiré algo que ya dije hace dos años: no les perdáis el ojo a Santo Rostro porque no os vais a arrepentir.

7,8/10

Anuncios