Sleater-Kinney – The Center Won’t Hold, crítica: el futuro no está aquí

Sleater-Kinney - The Center Won't Hold (2019)

La llegada a The Center Won’t Hold, el nuevo disco de Sleater-Kinney, ha sido de todo menos pacífica: los singles previos eran desconcertantes y la marcha de Janet Weiss, nada más grabar el album, dejaba claro que esto no ha sido un camino de rosas. El recuerdo de No Cities To Love, un disco menor, tampoco ayudaba a levantar las expectativas.

El tramo inicial es fantástico. La canción titular es, posiblemente, lo que esperábamos de un disco de Sleater-Kinney con St. Vincent a la producción: algo cercano a las atmósferas tenebrosas de muchos tramos de la carrera de PJ Harvey. ‘Hurry on Home‘ ya nos deja claro que al final no va a ser así, y que las Sleater-Kinney que combinaban pop dulzón y pegajoso con fiereza guitarrera entrecortada siguen aquí. Es un tema fantástico con gritos de fondo en el estribillo, una buena letra (esa segunda estrofa) y lo mejor de siempre.

Hurry on home to me
I’ve been in bed since noon
Hurry on back to me
I’ve cleared out all the rooms
You know I’m
Unfuckable
Unlovable
Unlistenable
Unwatchable
But just hurry on home to me
I’ve made more space for you

Reach Out‘ adopta (y domina) cierto tono post-punk y aunque no se sabe del todo si lo que quiere es ser épica de habitación (que… ok, encaja) o hit bailable oscurillo (que… no) acaba convenciendo. Anticipa, eso sí, parte de lo que después se hará cuesta arriba

Los problemas se acumulan en el tramo central: mucha pesadez e indefinición. No se sabe si ahora Sleater-Kinney quieren ser Arcade Fire (en ‘Can I Go On‘ los de Reflektor, además; uf); ‘Ruins‘ es PJ Harvey, sí, pero al carboncillo. ‘Bad Dance‘ cabe en el Let’s Rock de Black Keys, ese es el nivel. ‘LOVE’ es, directamente, fallida. La voz de Carrie, a ratos, suena extraña; en muchos momentos, despojada de la agresividad que tuvo, casi como si hubiesen grabado esas pistas en broma.

Sin ser un disco terrible, y desde luego siendo mejor que volver a recibir otro No Cities to Love parte II (que sonaba a reliquia), The Center Won’t Hold va a quedar como otra obra menor en una discografía que, hasta The Woods, fue absolutamente intachable, incluso en sus cambios. Y van dos así. Es más complicado si cabe, porque se supone que íbamos a asistir a la reinvención del grupo. «El futuro está aquí», dicen, pero este disco parece señalar a Portlandia (y los caminos que abrió fuera de la música) como el único futuro.

6/10

Summary
Review Date
Reviewed Item
Sleater-Kinney - The Center Won’t Hold
Author Rating
21star1stargraygraygray