Slowdive — Slowdive

Viejos amores llamando a tu encuentro

Hace ya muchos años a uno de mis mejores amigos de infancia se le murió el padre. Como la madre era de lejos, decidió al finalizar el curso escolar volver a su casa familiar, con sus dos hijos. Tiempo después, en una reunión en verano para honrar a las risas nostálgicas, mi amigo me dijo que su madre tenía una nueva pareja.

Lo de nueva era relativo. Un amor de adolescencia había ido a llamar a su puerta varias décadas después. La mujer podría no vivir allí tras tantos años (de hecho, no lo hizo casi nunca), y la mayoría lo tacharían de loco. La cuestión es que el buen hombre decidió que no se moría tranquilo si no intentaba, 40 o 50 años después, probar qué sería del resto de su vida si uno de esos amores sin los que se aprende a vivir, pero que no se olvida del todo, pasaba a protagonizarla. La cosa, más allá del momento platónico, sigue yendo muy bien.

Slowdive en 2017: una vuelta con ventajas

Hace ya muchos años me enamoré de Slowdive. Yo por entonces era bastante imbécil. Uno de esos postadolescentes que se cree un poco por encima de los demás porque él sí que escucha música “que mola de verdad”. Sin Slowdive y sin su arrebatadora elegancia aprendí a vivir mucho tiempo, ya que la última referencia discográfica de los de Reading se remonta a hace 22 años. Diríamos que se trata de un tiempo de espera obsceno, pero habíamos aceptado ya tan dentro de nosotros que la banda estaba muerta que el concepto de espera perdía sentido.

Con todo, cuando veíamos que Neil Halstead y Rachel Goswell quedaban para tocar juntos en público, para recordar algún tema de Mojave 3, y Neil insistía en que no había ningún apartado cerrado en su carrera musical, se abría la idea de que esa vuelta era posible y, de hecho, hasta probable.

Así fue, el viejo amor volvía a llamar a la puerta. Y tras el miedo inicial, conscientes de que estamos más viejos, más gordos, menos atractivos y seguramente más hastiados y con menos capacidad para la emoción, volvía la ilusión. La reunión de Slowdive era distinta a la de otros dinosaurios de la música de hace décadas. Ellos, al fin y al cabo, con el manejo de ese shoegazing y dream pop que gobiernan con mano de hierro, podrían sacar un nuevo disco sin que la sensación de olor a rancio o a sonido ya pasado de moda tuviese que estar presente.

Efectivamente, tras un adelanto con ‘Star Roving’ que permitía el mayor de los optimismos, Slowdive confirman en su disco homónimo (Dead Oceans, 2017) que el paso del tiempo no les ha penalizado en exceso. Slowdive es un disco que puede mirar a sus antecesores con dignidad, a la cara, sin complejo alguno de inferioridad. Y eso, teniendo en cuenta la magnitud de los discos de los que hablamos, dice mucho de la capacidad que han encontrado para emocionar.

Seguramente entre las ramas pop y shoegaze de Slowdive, la primera haya prevalecido un poco más a la hora de distribuir el peso total del álbum. Así lo atestigua una magnífica ‘Slomo’ para abrir el disco, justo antes de la ya conocida ‘Star Roving’. Preciosismo a raudales para dar seguimiento a un proyecto apartado desde hacía tanto, con la naturalidad de quien reinicia la clase con un “decíamos ayer…”. En ello incide ‘Don’t Know Why’, en rescatar a Mazzy Star, a Medicine, a Cocteau Twins y a los propios Slowdive, mientras de esas fuentes van bebiendo Tamaryn, Beach House o Daughter.

Slowdive sigue regalando delicias, escúchese ‘Sugar for the Pill’ el segundo y mayúsculo adelando de este disco. También la intensidad del estribillo de ‘No Longer Making Time’, algo así como meterte en una máquina del tiempo que te envía, en realidad, a ninguna parte. Simplemente te obliga a centrarte en escuchar, en disfrutar. No salgáis de ahí, de ese espacio íntimo en el que cualquier otra cosa que no sea agarraros al apoteósico final con ‘Falling Ashes’ sea un insulto a la belleza. Slowdive han vuelto, con el riesgo de mandar el mito a tomar por saco. Lejos de eso, han conseguido honrar la memoria de los viejos amores.

8,03/10

Anuncios
Summary
Review Date
Reviewed Item
Slowdive - Slowdive (2017)
Author Rating
41star1star1star1stargray