The Black Lips – Sing… in a World That’s Falling Apart

20 años después, ¿alguien puede sentirse sorprendido por lo que hagan The Black Lips? Los mayores gañanes del garage de las últimas dos décadas ya no pueden desatar polémica por nada, porque nos conocemos todos los trucos y todas las actitudes. Da igual que te meen en el escenario o que te eructen en mitad de una canción, como ‘Hooker Jon‘, que si ya saben cómo se ponen… ¿para qué les invitan?

De hecho, lo que más sorprende de Sing… in a World That’s Falling Apart, su último disco, es lo bien que está y el recibimiento entre tibio y desastroso que se le está dispensando. En el lado de los medios y los críticos, está manteniendo el tipo pero luego vas a sitios como RYM y… vaya hostias a mano abierta. Parece que ha sentado mal que se hayan pasado al country-rock y que tampoco se lo tomen muy en serio… como nada en este mundo. Eso no quiere decir que el disco sea una broma: puede que algunas de sus canciones más divertidas en años estén aquí encerradas, bajo citas a los Byrds o Flying Burrito Brothers, ambiente de The Basement Tapes y jolgorio beodo.

No, no estamos para poner pegas a canciones estupendas como ‘Gentleman‘ o ‘Georgia‘, ni para desestimar que, con la misma actitud de siempre, esta vez decidan mirar a los Rolling Stones para un boogie eléctrico totalmente efectivo (‘Angola Rodeo‘) o el subidón de ‘Odelia’. Sus discos siguen repletos de gente de mierda como ellos, perdedores y drogatas, ludópatas e hijosdelagranputa. No te cambiará la vida, pero es divertido durante el rato que suena… y está bien tener discos de estos aún.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments