Sabor agridulce que me ha dejado el nuevo disco de The Killers, de veras, lo que me complica mil veces más la crítica a este álbum al que le he dado más vueltas de las necesarias. Comenzaron con Hot Fuss, un disco debut a todas luces impecable que parecía a todas luces prometedor para una banda.

Luego llegaron Sam’s Town y Sawdust, un disco a medio camino a ser una compilación de caras B y remixes, con lo que nos dejaron un poco descolocados respecto a qué querían hacer. Llegaron las dudas para muchos sobre la banda y al menos para mi gusto con Day and age ha llegado la confirmación de que The Killers ya no son lo que eran.

Eso sí, ahora The Killers son el grupo de moda y no está muy bien visto en según qué círculos decir que este álbum no te gusta y no eres fan absoluto, pero sinceramente y después de varias oídas este álbum no me dice mucho musicalmente hablando.

El disco se abre con Losing touch, algo premonitorio para lo que resulta ser el disco. Un arranque gradual, de menos a más, con un estribillo más o menos pegadizo pero ya, una canción que está regular-bien pero que no tiene muchas más pretensiones. Para enmendarlo vienen con Human, a la sazón primer single del disco y que ciertamente es un rompepistas de baile, lo reconozco y les felicito por ello, si bien pese a todo el estribillo no termina de convencerme. Después de oír este tema pónganse por un momento, yo qué sé, Mr. Brightside, y busquen las diferencias entre segundos temas de un disco.

Spaceman es otro de esos temas como el anteriormente nombrado, que pueden estar bien porque tienen esos 10 segundos de gritos mezclado con órgano-pista de baile pero ya. Son temas sin demasiada sustancia, sin ningún riff pegadizo, medianamente elaborado, a los que nos acostumbraron en algunos temas de su primer álbum. De nuevo también un estribillo que tampoco hace gran cosa por ganarse al gran público.

Joy Ride personalmente es un tema que me da un poco de vergüenza ajena escucharlo por parte de The Killers y que ejemplifica hasta qué punto han llegado con este salto mortal a las pistas de baile. Además tampoco es que sea un rompepistas del tipo Take me out, es un quieroynopuedo que ya se ha instalado en mi cabeza cada vez que arranco a escuchar el álbum.

A Dustland Fairytale va de menos a más, un tema que abandona por un momento esa inmersión en pistas de baile y aunque sea un poco vuelve a enseñarnos a los Killers que algún día fueron, quizá sea algún tema antiguo, es uno de los que más me gusta del disco, aunque no tenga el gancho esperado tampoco. Y viene This is your life, otro experimento con gaseosa que no me convence. Vuelve a sonar a pista de baile, pero es un tema insulso, con un bajo prominente, unos coros extraños que no se sabe del todo qué quieren ser.

Continúa este llano álbum con I can’t stay, otro tema orientado a las pistas de baile-guateques y con una marimba que viene ya a dar la estocada final al álbum que estaba moribundo a punto de volver a toriles. Uno se replantea su existencia al escuchar temas como éste, de veras.

Después de echar un ojo de nuevo al tracklisting por ver si queda mucho sufrimiento me encuentro con Neon Tiger, un tema que vuelve a parecerse a algún tema de Hot Fuss y de los pocos que se salva, tiene un estribillo medianamente pegadizo pero le falta algo. The world we live in es una canción que se pega, tiene puntos para ser un single aunque sea otro candidato a engrosar las pistas de baile, y es curioso porque a los temas que están un poco más encarrilados les falta quizá un poco más de beat,de velocidad, son muy pausados, no recuerdan a los Killers de antaño.

Cerrando el álbum va Goodnight, travel well, un tema con un comienzo oscuro y con una voz susurrante que nos va introduciendo en la canción que termina por explotar en un sinfín de órganos, gritos y demás parafernalia estrafalaria que les ha dado por meter en este álbum, yo no puedo más.

6/10

Como temas bonus-track van A Crippling Blow, que tiene el beat y la pegada que carecen unos cuantos temas del disco y Forget about what I said (curioso nombre para el último tema de un álbum tan mediocre), a la que le sucede tres cuartos de lo mismo pues tiene una batería y un bajo bastante interesantes que recuerdan reminiscencias del pasado. Curioso que me convezcan más los bonus tracks que las canciones del propio álbum pero qué se le va a hacer, no soy Mr.Brightside.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments