Anuncios

The New Raemon & McEnroe — Lluvia y truenos


Las navidades molan. Yo estoy en ese grupo, ya me vais a perdonar los amantes del Grinch. No es que me encanten las reuniones familiares, y soy de los que tolera a duras penas las sobremesas eternas, pero me gusta volver al pueblo en el que nací, quedarme charlando con un viejo amigo durante cinco minutos, y no poder salir de esa esquina hasta una hora después, mientras van apareciendo durante un paseo casual más y más colegas de hace años. Es por eso que me gustan. Porque hay gente a la que apenas veo ya, pero que es bien maja, y aunque sepa que sea mentira, me gusta sentirme invadido por el “joder, tenemos que quedar. No, pero en serio” durante cinco minutos. Y lo digo yo, que vivo bastante cerca del pueblo aún hoy.

Lluvia y truenos: ¿necesidad real o pasatiempos?

La necesidad de McEnroe y The New Raemon de dar a luz Lluvia y truenos (Subterfuge Records, 2016) era probablemente ninguna. No he conseguido encontrar nada en este proyecto conjunto que no pudiese existir en dos EP’s por separado. Pero yo qué sé, los colegas tampoco tendrán que necesitar excusas para juntarse. No siempre será necesario que llegue la navidad para que la gente se siente junta a tomar un café. Así que bienvenidas sean las reuniones de gente que mola, sea por el motivo que sea.

Lluvia y truenos trae doce canciones. Quien espere en ellas una mínima aproximación a algo que se parezca a un proyecto común, que se pire por donde haya venido. Si quisieran un proyecto común, lo bautizarían con un nuevo nombre, listos, y no con los suyos propios bien definidos y separaditos. Así que colegas, sí, pero tampoco vamos a exagerar.

No debería ser leído esto en clave de decepción. No ha nacido un nuevo grupo en sí, pero dos de los más insignes músicos (y letristas) del panorama nacional se han ido repartiendo los temas en cremallera, y podemos gozar de piezas de indudable valor. No es la primera vez que prueban la fórmula de compartir experiencias (con Francisco Nixon, por ejemplo, uno, con Viento Smith el otro), pero aún con esas el experimento sale bien.

Se prometía un hilo conductor que, más allá de algún tema recurrente en las letras y la presencia de uno haciendo de cuando en cuando los coros al otro, no existe. Y, con todo, van paseando ante ti canciones de muchos quilates, como ‘La carta’, ‘Malasombra’ o ‘Fantasía heroica’, entre otras. Con un Ramón Rodríguez cargado de la electricidad que contienen varios de sus mejores temas en solitario, y con Ricardo Lezón acercándose en algún momento a piezas más sencillas y radiofriendlys como ‘Gracia’, aunque destacando especialmente en las mencionadas arriba, o en otras como ‘Por fin los ciervos’.

Así pues, Lluvia y truenos se convierte en un disco enormemente disfrutable y apreciable en los pequeños detalles, siempre y cuando la unión de Raemon y McEnroe no se entienda a priori como la necesidad de la creación de una nueva fórmula musical. Aquí cada uno ha venido a lo suyo, pero el resultado cuando hablamos de estos dos en cuestión, es bastante positivo.

6.84/10

Anuncios