The Offspring – Smash: 25 años después, canción a canción

Resultado de imagen de The Offspring Smash

A día de hoy no tengo claro si The Offspring como grupo siguen existiendo. Quizá debería mirarlo en la Wikipedia, por eso de escribir esta intro con un mínimo de documentación. Bah, a nadie le importa The Offspring a día de hoy, podrían llevar muertos 10 años y nadie se habría dado cuenta hasta que saliera el artículo del aniversario que siempre circula por redes.

Lo que nunca va a morir va a ser su disco Smash, que cumplió 25 añitos el otro día, ahí es nada. El álbum que los puso en el mapa para casi todo el mundo, sigue sonando tan vivo hoy como en su día. O eso creemos. Vamos a darle un repasito canción a canción para ver como ha aguantado la cosa.

  1. Time to Relax: Intro de 25 segundos con un locutor invitándote irónicamente a relajarte a escuchar un disco de punk. Qué rápido envejecieron estas bromitas. Un 0,25 canallita.
  2. Nitro (Youth Energy): Bien, así se empieza un disco, copón. Hardcore y juvenil. Te da en la cara y antes de que te des cuenta estás gritando ooOo-ooOoh. No hay mañana. Un 9
  3. Bad Habit: Tarda en arrancar, pero el estribillo todavía vale para gritar. El nuevo “Está mojado, pero todavía se puede comer”. Un 6,5.
  4. Gotta Get Away: Ya están de bucle en el grupo este de Whatsapp que me metieron. 73 mensajes. Qué turra dan. Menos mal que lo silencié. Un día me tengo que salir. Aunque ya me temo la turra que me dirá este que me metió. Ay, qué calvario. La canción un 7,78, por cierto.
  5. Genocide: Aquí empieza el tramo del disco que me gusta. Siempre me gustó esta, aunque a priori no parezca tener tanto especial, pero encamina el disco hacia una dirección concreta y a partir de ahí encadenan tortazos sin parar. Un 8,45.
  6. Something to Believe In: Das Pepinaker. Uooooooououoooooo. Un 9.
  7. Come Out and Play: Never gets old. Me acabo cansando de algunas de las canciones que me pinchan día sí y día también en el garito, pero esta nunca me decepciona. Qué bueno cuando Offspring abrazaban la diversión sin complejos. Un 10.
  8. Self Esteem: No es la que más me entusiasma de este tramo, aunque entiendo que encante tanto a la gente. Y qué narices, el rollo que tiene mola un huevo. Mierda, ya se ha acabado. Me la voy a poner otra vez. Un 8,4.
  9. It’ll Be a Long Time: Qué bien se les daba ir a saco puto. Y qué manera de encadenar jitazos. 5/5. En cuanto acabe de escribir esto me voy a poner este tramo otra vez. Un 9,5.
  10. Killboy Powerhead: Siempre me acaba más sonando a hardcore ochentero que a Offspring. Pero al final soy el primero que pierde el culo por el hardcore ochentero, así que un 7.
  11. What Happened to You?: Esta es de las que más se nota en qué época se compuso. No sé si Green Day llegó a versionar esta. Me vale. Un 7,4.
  12. So Alone: Bad Brains a tope. Espera, ¿llevo ya doce canciones? Qué rápido se me pasó el tramo guay. Un 6.
  13. Not the One: Ya se veía venir lo que vendría después aquí. A otro con la turrita, Dexter Holland. Un 5.
  14. Smash: Qué poquísimo echo de menos dos cosas de los discos de los 90: que fuera obligatorio meter 14 canciones por disco y en la última siempre, pero siempre, dejan un hueco de siete minutos o más de silencio para llegar a un “bonus track” que nunca, NUNCA, vale la pena. Qué lástima que Marvel lo copiara con pelis de dos horas y 15 por decreto y cuatro escenas post-post-créditos. En fin, un 7,02 al trozo que lleva música al principio.

Anuncios