Those Dancing Days — Daydreams & Nightmares: pegando el estirón

Those Dancing Days son tan insultantemente jóvenes, suecas y adictivas que alguno querrá ver algún componente erótico en lo que opine de ellas. Aunque todos esos atributos son deseables implementos a cualquier grupo de indie-pop, lo que las distingue de otros grupos femeninos es su facilidad melódica y su agradable manera de transmitir rabia sin tener que encuadrarlas con las rrrriot girls, el punk californiano ni el lo-fi, que quizá encajaría más en su primer álbum.

Ahora han pulido los arreglos ásperos y acelerados de su debut que resultaban algo bruscos, precipitados, y esto ha supuesto un apreciable paso adelante. Se siguen desmelenando en sus momentos, pero lo hacen con una luminosidad sorprendente y envolvente que multiplica su gancho primigenio.

https://www.youtube.com/embed/ddvGhYPF5z8

Y, por si esto fuera poco, entregan varias canciones memorables (dentro de la inherente fugacidad de su pop de canciones de 3 minutos). Los dos vídeos que ilustran la entrada, ‘Keep me in your pocket’ y la más melosa ‘Help me close my eyes’ son una buena muestra de cómo una buena producción, aunque suene más accesible, puede redundar en un resultado superior.

El resto del álbum representa el salto cualitativo a nivel compositivo e interpretativo, en el que abandonan la permanente sensación de amateuridad de In Our Space Hero Suits. Desde la apertura con la potente y oscura ‘Reaching forward’ al dueto con los Maccabees de ‘One Day Forever’, que abren y cierran el disco, dan un repaso por lo mejor del indie pop (‘I’ll be yours’, ‘Dream about me’, ‘Can’t find entrance’ o ‘Keep me in your pocket’) y una pizca de inofensivo y contagioso punk (‘I know where you live Pt.2’, ‘Fuckarias’), dejando inteligentemente en un segundo plano los sintetizadores que inundaban su primer disco (acompañando en ‘When we fade away’ o ‘Forest of love’, avasallando en ‘Reaching forward’).

https://www.youtube.com/embed/IQOk2cTEv6Y

Escúchalo en | Spotify
Más en Hipersónica | Those Dancing Days, vídeo de ‘I’ll be yours’: siguen siendo pegajosamente contagiosas

Anuncios