Ty Segall – First Taste: ha valido la pena esta vez

Ty Segall - First Taste (2019)

Parecía que se nos había roto Ty Segall de tanto usarlo. Su ritmo creativo está de sobra comentado, pero de un tiempo a esta parte parecía que le había hecho mella. Emotional Mugger fue el primer disco suyo que se nos hizo pesado de escuchar. Su disco homónimo de 2017 nos hizo recuperar el entusiasmo, pero tampoco es un disco que hayamos recuperado mucho. Freedom’s Goblin tiene sus defensores, pero no ninguno parece dispuesto a partirse la cara por un disco doble tan irregular como apreciable. El mejor resumen de esta rara etapa esta reseña sobre un disco de versiones del año pasado:

¿Es First Taste un disco por el que partirse la cara? Probablemente no, pero probablemente tenga algo que no tienen los anteriormente mencionados: Da gusto escucharlo y te emociona ligeramente la posibilidad de volver a ponértelo. No es que el homónimo o Freedom’s Goblin no sean divertidos de escuchar, pero el primero tenía ciertos puntos que no apetecía retomar y el segundo era demasiado largo. First Taste logra aunar el animoso sentido de la anarquía de este último con la duración razonable y la concisión de su predecesor.

Taste‘ ya es una canción que te enchufa enseguida y te predispone postivamente al álbum. Quizá no tenga la fuerza de un Slaughterhouse o alguno de los estribillos magníficos que nos brindaba no hace tanto, pero va preparando el rollo frenético y libre que nos espera a continuación. ‘Whatever‘ podría haber quedado como otra excentricidad más, pero el tema nunca se desinfla o se va de las manos a pesar de toda la fanfarria que junta.

The Fall‘ es un tema perfecto para satisfacer tanto a los fans más clásicos de Segall como a las hornadas más recientes (I mean, a estas alturas ya tiene que haber de ambos, ¿no?). Un tema purito Segall, pero que sabe mantener las cosas frescas. Y al final es la clave en First Taste, que sabe ser lo suficientemente loco para refrescar su fórmula, pero sin llegar a tirarse a sí mismo por la borda.

Porque está todo también aquí. Hasta T. Rex vuelve a asomar la patita para ‘The Arms‘. Podemos hasta tener el amago al rock anatoli sin que se sienta fuera de lugar en ‘Radio‘. También hay puntos en los que te apatece matarlo un poco, como en las dos ‘When I Met My Parents‘. Y ‘Self Esteem‘ casi te aptece dejar el disco cuando estás cerca de terminarlo. Menos mal que está ‘Lone Cowboys‘.

Probablemente las dos mejores cosas que nos (me) ha ofrecido First Taste sean 1) Me ha devuelto a tener reacciones viscerales con sus canciones y 2) Me ha vuelto a dar ganas de detenerme en cada canción para fijarme más en qué está pasando. Volver a tener un Ty Segall así, además de uno bastante fresco, para mí ya hace que todo valga la pena.

7,5/10

Anuncios
Summary
Review Date
Reviewed Item
Ty Segall - First Taste
Author Rating
41star1star1star1stargray