Un puñado de discos de metal y aledaños recomendables que se te pueden haber pasado desapercibidos (VII)

Volvemos con más ración de guitarras pesadas y gente que necesita una buena infusión de manzanilla después de un concierto o grabar un disco. Y para que no se diga que no escucho a mi público, esta semana hay menos black metal (que lo hay, no vamos a perder las buenas costumbres) y más doom, thrash metal y machocore. Un poco de todo para todo el mundo.

Al lío.

Critical Defiance – Misconception

El debut de esta buena gente de Chile tiene pinta de haberse metido en vena lo mejor de Slayer y Kreator sin diluir y, acto seguido, te lo lanza a la cara con la misma tosquedad de la octava temporada de Juego de Tronos. Acaban encontrando lugares interesantes que explorar (el tramo final de ‘Spiral of Hatred‘ es fabuloso, ‘507‘ es casi su propia versión de ‘Orion‘), pero ante todo tenemos un disco ágil y potente que ofrece una más que sana diversión.

Employed To Serve – Eternal Forward Motion

Si echáis de menos el loco machocore de gente como The Dillinger Escape Plan o no podéis aguantar más a que salga el nuevo de Norma Jean, permitidme sugerir llenar vuestro vacío con estos londinenses sobrados de energía y músculo. El disco es un tortazo contundente tras otro, y yo me lo he acabado pasando en grande con él.

Aseethe – Throes

Si tienes un día complicadete, este disco puede terminar de tirar tu alma al suelo. El denso sludge doom de esta peña de Iowa no ofrece espacio para lo colorido ni en su portada, pero es capaz de encontrar rincones para escapar puntualmente de lo monolítico y de los lugares comunes de esta clase de grupos. ‘No Realm‘ es el principal hallazgo de un grupo abrumador pero que no titubea a la hora de defender su enfoque hasta las últimas consecuencias.

Glassing – Spotted Horse

De grupos difuminando las barreras del post-hardcore con sonidos más extremos ya estamos curados de espanto, así que existe una importante barrera a solventar para estos texanos. Y sí, es posible que pueda notarse todavía que están un poco verdes, aun siendo su segundo disco, pero voy a romper una pequeña lanza por ellos porque son capaces de transmitir una voraz pasión a lo largo de los poco más de 40 minutos que componen este disco, y los giros más pop acaban funcionando. Quizá les falte pulirse, pero hambre no les falta.

Everest Queen – Dead Queen

Si sientes nostalgia de las épocas pasadas de grupos de sludge progresivo como Mastodon o Baroness, estos ingleses pueden saciar tu ansia de estructuras rocosas y elaboradas. El brío con el que exploran el fango del metal desde el progresivo es digno de unos debutantes como ellos, y su disco da muestras de un grupo con muchas tablas en la ejecución. Ojalá sigamos oyendo hablar de ellos positivamente en el futuro.

Deathspell Omega – The Furnaces of Palingenesia

Malo sería que tuviera que recordar la existencia de un grupo como Deathspell Omega, pero no puedo evitar ponerlo en esta lista más que nada para enfatizar el hecho de que son una de las mejores bandas de metal extremo ahora mismo. Tras ese retorno a la forma que fue The Synarchy of Molten Bones, este nuevo trabajo nos vuelve a azotar con un black metal retorcido, malsano y rompedor que da forma a uno de los discos de la temporada.

Anuncios