Un puñado de discos de metal y aledaños recomendables que se te pueden haber pasado desapercibidos (X)

Gaahls WYRD

Ya lo ha dejado claro la ciencia, escuchar metal extremo te hace más feliz y te lleva a estar más en paz. Y como aquí nuestra mayor preocupación es que estéis en paz y seais más felices, os traemos otra tanda de seis discos que, con suerte, os llevarán a dicho objetivo.

De nada.

Gaahls WYRD – GastiR – Ghosts Invited

Si la trayectoria reciente de Enslaved te sabe a más bien poco, igual el juego que se traen esta peña liderada por el cantante de Gorgoroth puede ser más de tu gusto. Black metal con amagos progresivos, juegos vocales, alguna que otra ida de pinza interesante y, también, bastante músculo. Se les aprecia buenas maneras y están a poco de desmelenarse un poco de ser unos nuevos Solefald. No viene mal tenerlos en el radar.

Jambinai – Onda

Malo sería que se os pasase el último lanzamiento de una de las mejores bandas que nos ha dejado Corea del Sur en este lustro. Por si acaso, aquí estamos para recordaros que Jambinai están de vuelta y su magnífica mezcla de post-metal con música folk coreana y coqueteos con lo extremo. Onda se presenta como una adecuada e interesante continuación de su brillante A Hermitage, uno de los mejores trabajos de su año. No descartemos que este siga el mismo camino.

Andavald – Undir skyggðarhaldi

¿Cómo? ¿Qué necesitáis más dosis de black metal islandés desde la última que os di hace dos entregas? No se hable más. Alerta: el rollo atmosférico depresivo de estos tíos te puede terminar de joder a poco que tengas una mala tarde.

Thank You Scientist – Terraformer

Autodefinidos como una banda «ecléctica, vibrante y bien hidratada», Thank You Scientist son de esas bandas tan entusiastas y talentosas que, como se suele decir, le podrían vender un frigorífico a un esquimal. O, en este caso, colarnos un disco de rock progresivo/matemático de casi hora y media a base de no perder nunca el ritmo ni la energía. Un estupendo y valiente esfuerzo para avanzar con respecto a su ya estimable Stranger Heads Prevail.

Zig Zags – They’ll Never Takes Us Alive

Como si los Metallica del primer disco se dieran por el garage punkarra. O como si unos jovencitos The Stooges de repente descubrieran las posibilidades del crossover thrash. Un pepinazo en cualquier caso, aunque no le habría venido mal pulir un poco más la duración de las canciones. Ya ahí habría sido tremendo.

Laster – Het Wassen Oog

Volviendo un poco a movidas más avant-garde, el cruce de black atmosférico con post-punk y progresivo de estos holandeses ofrece una de las experiencias más singulares y atractivas que nos ha dado el metal extremo este 2019. Nuestro jefe probertoj dice que está de puta madre para salir al campo a correr con las cabras (escoge discos muy raros para ello desde que se ha hecho runner).

Anuncios