Un puñado de discos de metal y aledaños recomendables que se te pueden haber pasado desapercibidos (XIII)

Ok, novedades. La sección pasa a ser mensual en vez de algo aleatorio con tendencia a salir cada dos semanas. Como compensación, hay más discos por entrega, así que podéis decir que lo comido por lo servido.

Y también podría pasar a currarme un poco más estas intros. Lo haré, seguramente. Pero no hoy.

Grogus – Four Kings

Un trabajo de debut casi maquetero que, un poco como el último trabajo de Torche, ha sabido pillar que va tocando relevo generacional en el sludge progresivo ante las horas bajas de las vacas sagradas. Grogus son especialmente juguetones con los preceptos del género, lo cual hace que su trabajo a veces se pueda dispersar, pero son capaces de encontrar nuevas vías creativas tocando terrenos del death metal y otros aledaños al metal.

Mylingar – Döda Själar

Continuación directa de uno de los discos que más sonaba a tumba de todo 2018, los suecos siguen ofreciendo aquí pocas concesiones al oído medio poco habituado a los extremos más ásperos y subterráneos del género. Pero en este nuevo trabajo logran incluso ser más contundentes y brillantes que en su debut, dejando uno de los discos más exigentes y brutales de 2019.

Book of Wyrns — Remythologizer

Si andáis sedientos de vuestro stoner doom con cantante femenina después de Windhand o Ruby the Hatchet, quizá os congratule lo que encontréis en el segundo disco de esta gente de Virginia. Es posible que hasta os resulte más interesante gracias a lo fina que es su composición, con lo bien que juegan con el sonido y con lo bien que entran pepinazos como ‘Undead Pegasus’ o ‘Spirit Drifter’.

Mizmor – Cairn

Casi se puede considera un sacrilegio reducir este disco a esta sección, teniendo en cuenta que Mizmor lleva siendo una de las voces más interesantes y voraces del metal extremo actual. Cairn no decepciona en absoluto y está a la altura de aquel disco de 2016 que nos dejó alucinados y que fue de lo mejor del año. Sus pasos adelante en cuanto a madurez sonora son agradecidos y dotan de un aroma especial a un disco que ya apunta a estar entre nuestros favoritos de 2019.

Pijn & Conjurer — Curse These Metal Hands

Imaginad a unos Explosions in the Sky colaborando con unos Russian Circles. Más o menos nos da una idea del giro que proponen estos dos grupos al “post-metal/sludge bonito”. Hay momentos melódicos que erizan el vello y luego los momentos de más músculo son demoledores y feroces. Es un juego de contrastes del que salen más que airosos y que no deberíais dejar pasar. ‘High Spirits’ apunta a uno de los momentos del año.

Horseburner — The Thief

Es posible que os ande saturando mucho con gente que toca sludge doom, pero (PERO) quizá debáis hacer un hueco para Horseburner y su último trabajo, un buen muestrario de cómo incorporar y jugar con las melodías en un género tan basto y guarro. Rudo y bonico a partes iguales.

Hope Drone – Void Lustre

Nueva banda que quiere jugar con el delicado equilibrio del metal extremo y los postulados del post-metal/rock. Aunque no sea lo más rompedor, la propuesta de los australianos tiene el suficiente refinamiento y cuidado a la hora de trazar paisajes para que la escucha del disco sea satisfactoria.

Portrayal of Guilt – Suffering is a Gift

Jugando con la fina línea que separa el powerviolence del metal extremo, los texanos Portrayal of Guilt firman un EP corto, directo y contundente a más no poder. Sus abrasivas composiciones sólo se equiparan al nervio y la energía con la que tocan. Los diez minutos que necesitáis más que una tercera taza de café.

Mgła – Age of Excuse

Los polacos vuelven con su black metal ortodoxo con ligeros tintes melódicos para ponerte la cara del revés. Directo, fiero y algo continuista con respecto a su Exercises in Futility, pero satisfactorio y competente al fin y al cabo.

Anuncios