2020 no para de sumar argumentos para que sea el año más ODIADO de la historia reciente. Menos mal que tenemos discos de metal.

Lesser Glow – Nullity

Siendo una banda que viene del sello Pelagic Records, de la banda The Ocean, no sorprenderá demasiado el sonido que profesan. Sludge y post-metal con ciertas inquietudes progresivas, mucho también de Neurosis, para un combo algo predecible pero de buena pegada.

Tesa – Control

Un trío de Letonia que llega con un cuarto disco que se mueve por las coordenadas habituales del post-metal y similares. No ofrece nada especialmente fresco, pero qué bien hecho está.

Mrs. Piss – Self-Surgery

Chelsea Wolfe lleva un tiempo moviéndose con fluidez en los terrenos metaleros con su querencia por el doom metal y otros sonidos que casan con su energía etérea. Resulta, por tanto, sorprendente este nuevo proyecto con Jess Gowrie (que ha tocado la batería para la banda de Wolfe así como en Horseneck), con la melena más suelta y más abrasión por minuto. Hay sludge, hay noise, hay también doom y hasta hardcore. Es un trabajo sorprendente que, en cuanto se pone a encadenar pepinazos, es arrolador.

16 – Dream Squasher

16 son unos veteranazos en esto del sludge guarro y punk. Y también un tanto perros viejos, así que hay pocos trucos nuevos que apreciar aquí. Pero son terriblemente cafres y divertidos en su garrulismo, así que siempre vale la pena escucharlos.

END – Splinters from a Ever-Changing Face

Este grupo estadounidense ha sacado uno de los mejores discos “en tu puta cara” de lo que llevamos de año. En su primer largo (por llamarlo de alguna manera, que dura 30 minutos) te meten a Converge, Napalm Death, Nails y The Dillinger Escape Plan, así como varios de la escuela más dura del metalcore/mathcore. Y es una bomba. Todo el rato.

The Ditch and the Delta – The Ditch and the Delta

Sludge metal un poco por meterlos en algún lado, pero esta gente de Reino Unido aglomera precisamente el espíritu transgresor y experimental de pioneros como Neurosis. Colisionar esta variante de metal con noise y post-hardcore no es la invención de la rueda, pero sabe utilizar dichos elementos con un enfoque fresco e interesante.

Ulthar – Providence

Tras su soberano pepinazo de 2018, Ulthar regresan con un trabajo aún más pulido y aún más arrollador. Su black/death metal incluye más matices, más influencias diversas, y cuenta con una soberbia producción que eleva el techo de lo que ya era un prometedor grupo. Y encima el disco dura poco más de media hora, así que doblemente estupendo.

Vile Creature – Glory, Glory! Apathy Took Helm!

Este dúo de Ontario se ha acostumbrado a ofrecer trabajos de sludge doom metal absolutamente abrumadores y poco apropiados para oyentes casuales. Aquí dan un pasito adelante más y confirman los mejores presagios para aquellos que apostaban por su potencial. Es un disco de atmosfera trabajadísima, totalmente hipnótico y demoledor, con unos pepinos realmente considerables.

Airbag – A Day at the Beach

A los noruegos les ha tocado ser el segundo mejor grupo llamado Airbag, pero sin hacer mucho ruido se han convertido en una de las bandas progresivas más sólidas y ricas actualmente. A Day at the Beach es otra muestra de su esquisitez compositiva y su gran habilidad para hacer prog emotivo.

Obscene – The Inhabitable Dark