Vampire Weekend – Father of The Bride, canción a canción

Vampire Weekend Father of the bride crítica y review
Vampire Weekend Father of the bride crítica y review
  • 1. Hold You Now: un gran inicio, desde su lado más folk. Brilla especialmente su estribillo coral, otra muestra de lo sencillo que les sale a Vampire Weekend dejarte con una sonrisa en la cara. Una canción que en la letra es más oscura, pero también más «venga, que todo pasa»: Why’s your heart grown heavy, boy, when things were feeling light? / Turning this June morning into some dark judgment night / This ain’t the end of nothing much, it’s just another round. En Hipersónica está habiendo mucha polémica sobre si es buena canción o no, pero para mí no hay duda. 4 estrellitas de cinco.
  • 2. Harmony Hall: De las pocas en las que Rostam aún está involucrado en los créditos. Me gustó menos en primera escucha, como single, que una vez dentro del disco; casi todo lo de la primera parte de Father of The Bride me parece a la altura de lo mejor de Vampire Weekend. ¿Qué podría no haberse ido hasta los 5 minutos? También. 3 estrellitas y media
  • 3. Bambina: Cuatro estrellitas. Miniatura de las que te hacen sentir lo bien que le habría venido a la segunda parte del disco una buena poda en minutaje y en intenciones. Upbeat con guitarras bien arregladas y texto de esos con los que Vampire Weekend siempre nos han acostumbrado a torcernos el culo. «My Christian heart cannot withstand / The thundering arena / I’ll see you when the violence ends / For now, ciao ciao, Bambina». El autotune sobraba pero no la unión con…
  • 4. This Life: de algún modo, ha sido violentamente masacrada en los foros internos de Hipersónica como la canción Estrella Damn de Vampire Weekend. Para mí, This Life es una joyaza pop como las que dejaron muy rápidamente claro que eran capaces de hacer (en el primer disco). Una imprescindible. Cinco istrillitis (sí, pronunciado así, a lo mimimimi).
  • 5. Big Blue: la gozada melancólica del primer tramo del disco. Se acaba pronto, pero me enamora. La miras, soplas y se rompe. Incluso aunque la producción sea la más robusta de una canción de Vampire Weekend en años. Cuatro y medio.
  • 6. How Long?: prescindible hasta el estribillo, necesaria a partir de ahí. Desnudísima al principio, casi funkie de juguete, va cogiendo cuerpo después. El nexo entre Vampire Weekend y The Shins adultos. 3 estrellitas y media. Si aquí se acabase el disco, 5 estrellas sobre 5 posibles.
  • 7. Unbearably White: mucho mejor fuera del disco que dentro de él, ni idea de por qué. Creo que una de las canciones donde más echo en falta a Rostam. El momento «there’s an Avalanche coming», exquisito. Entre las tres estrellas y las cuatro y pico según el día, el rato y cuánto de harto lleves de Vampire Weekend. Es posible que irse hasta los casi cinco minutos tampoco le haya sentado bien.
  • 8. Rich Man: Como intentar volver a los primeros Vampire Weekend sin quererlo del todo. Para mí, de las más prescindibles hasta este momento, una Cape Cod Kwassa Kwassa con poca gracieta. Sin embargo, por encima de alguna de las que vendrán luego. Dos estrellitas y media.
  • 9. Married in a Gold Rush. La otra de Rostam. Adult Oriented Pop pimpinelesco con toques country que te llegará según te pille, pero a la que le falta un hervor épico. Mucho mejor como cara b que en el disco. Dos estrellas y media.
  • 10. My Mistake: el disco empieza a perder fuelle, como si esto fuera El Salmón de Calamaro y Vampire Weekend nos estuviesen enseñando ya el work in progress compositivo que se traen entre manos. Dos estrellas.
  • 11. Sympathy: Muy bien, y podría haber sido EL PUTO DESASTRE. Al contrario: tiene el puntito bossa nova para atar en corto el experimento pastiche, los coros filtradísimos que parecen horteras de primeras funcionan muy bien… Y la sensación continua de que juegan a romper la canción sin que se les rompa de verdad durante 3 minutos y 47 segundos es mucho más refrescante que otros de los experimentos que vemos en el disco. Cuatro estrellitas.
  • 12. Sunflower: NO. PUEDO. CON. ELLA. Media estrella porque no me dejan ponerle cero y ojalá se muera.
  • 13. Flower Moon: a estas alturas el disco ya te tiene exhausto como para llegar al final de otros cuatro minutos. Empieza como su Surf’s Up y debería haberse acabado a los 42 segundos. Hubiese sido MUY buena. Ahora, simplemente se ha quedado en otra canción con poco que decir.
  • 14. 2021: muchísimo mejor ir con canciones de minuto y medio que parecían de bromi pero ahora sientan como el sorbete en las bodas. BIEN. Cuatro estrellas, BOY.
  • 15. We Belong Together: Que, en serio, se acabe ya. Tanta autoindulgencia acaba destrozando el final del disco. A ratos parece que Ezra quiera cantar aquí su propio We Are The World, pero versión post-Neverland de HBO. Ni fuerza para puntuar me quedan. La extirparía sin mucho odio.
  • 16. Stranger: Copiad exactamente lo mismo de antes. Si ellos lo hacen, nosotros también.
  • 17. Spring Snow: Es posible que los Vampire Weekend de Rostam hubiesen sido capaces de llevar a mejor puerto una canción más brillante de lo que aquí suena. Se le echa de menos como de más se echa el autotune todo-el-puto-rato. Parece que hace horas que este disco haya acabado de verdad y estemos en la zona de descartes de la versión deluxe editada diez años después.
  • 18: Jerusalem, New York, Berlin: llega demasiado tarde. No es mala canción, sería otro cierre majo, pero, hostias, a estas alturas es imposible tener paciencia para ella.

¿El peor disco de Vampire Weekend? Sí, pero no tan malo como les parece a algunos de mis compañeros. Aunque hablaremos largo y tendido sobre él en nuestra próxima edición del podcast y también os daremos la versión correcta del tracklist para que os quitéis la broza y os quedéis con el disco bueno de verdad.

Apoya Hipersónica

Si te gusta nuestro contenido, puedes apoyarnos a hacer más. Si no te gusta, puedes pagarnos igual.

€1,00

Anuncios
Summary
Review Date
Reviewed Item
Vampire Weekend - Father of The Bride
Author Rating
31star1star1stargraygray