Weezer – Black Album: demasiados pensamientos en sus cabezas

Weezer - Black Album Lo ven todo muy negro.


Weezer Black Album

Los últimos meses han convertido a Weezer en un meme andante, ellos que siempre han lindado con eso, incluso cuando el meme aún ni existía. Entre lo de Toto, el horrendo disco de versiones posterior, lo de Weird Al Yankovic con ‘Undone’ y el retraso de The Black Album por todo lo anterior, el grupo se ha esforzado mucho en ser relevante en la irrelevancia, en el runrún inaguantable y absolutamente inane de la sociedad del cansancio. 

Ya digo, siempre han estado ahí, en esa frontera. Los que los odian lo han venido proclamando desde el minuto 1, apelando a la falta de talento y a la actitud de lerdos que, aparentemente, se creen demasiado graciosos. Los que, sin embargo, hemos conectado con ellos en algunas, varias, ocasiones hemos preferido ver en todas esas subidas y bajadas, idas y venidas creativas, la mortalidad de una banda con gracia pero no infalible. 

No siempre se necesitan genios. 

El puñetero problema es cuando se juntan demasiadas gracias y repasas de memoria que Weezer llevan sin hacer un disco decente más años de los que lleva existiendo ya no Fortnite sino, por ejemplo, esta web. O las propias redes sociales. O el mismo concepto de “sociedad del cansancio”. 

Ahí ya es cuando se te viene abajo todo y, por más que escudriñas en su nuevos gustos de nueva ola synth, el chicle no hay quien lo masque.  Que además Rivers Cuomo empieza a dar la chapa con que el disco lo producirá David Sitek (TV On The Radio) pero no deja claro que no de experimentos… pocos. Y que lo que supuestamente debería encantarnos es Weezer yendo al electropop, haciendo chistes malísimos (‘Can’t Knock The Hustle’ parece Offspring cuando intentaban gracietas), escribiendo letras horrorosas (yo con esa dedicada a Prince me arrancaría los ojos antes de volver a leerla) y siendo más superfluos de lo que los haters de Weezer pensaron que llegarían a ser jamas. 

¿Qué se salva sin discusin? Muy poco: ‘High as a Kite’ (aunque masacraría su producción), quizás ‘I’m Just Being Honest’.  No, desde luego, la pobrísima ‘Zombie Bastards’ (que tiene narices hacer una canción así para meterte con tu fandom, Rivers) o todo el relleno de la segunda mitad del disco, que ya ni siquiera te da ganas de odiar y que, como en el anterior, sólo aburre y aburre cosa fina.

¿Su peor disco? No, porque han hecho tanto mal que a veces oyes algo remotamente parecido al Maladroit y ya te puede valer en función del día y porque, en el fondo, están en el mismo sitio que si los escuchaste después de Make Believe.

En fin, que no paran (too many thoughts in their heads, anda ya), y tienen dos discos más ya a punto de salir. Queremos pensar que, de nuevo, están de broma porque LaMadreQueLosParió.

En Hipersónica | Weezer – Blue Album (1994): talento, juventud y una fuerte melodía

Anuncios
Summary
Review Date
Reviewed Item
Weezer - Black Album
Author Rating
11stargraygraygraygray