Wilco – Ode to Joy, crítica: oda a la normalidad

Wilco - Ode To Joy (2019)

En algún momento de la carrera de Wilco, algo se empezó a torcer. De un grupo que había sido capaz de reinventarse varias veces, incluso a costa de cargarse su relación con la industria, pasamos a otro que sólo buscaba, disco tras disco, seguridad. En Hipersónica se asignó la culpa de esos Wilco clasicotes e infinitamente menos creativos a Nels Cline, conocido por aquí como “el puto Nels Cline”. Schmilco fue el punto más bajo: ya no sólo era estar adocenados, sino directamente ser creativamente prescindibles.

Ode to Joy venía con otra pinta, conservábamos la esperanza de un nuevo gran disco de Wilco. Los adelantos estaban mejor de lo que en sus dos últimas obras. ‘Love is Everywhere’ tenía esa calidez que parece que han buscado en todo el disco y también un juego de guitarras precioso y unos aires melancólicos que remitían a los días en los que Being There ensanchaba sus fronteras. Había cierta sensación, en fin, de que, en lo sonoro, se buscaban otra vez rutas nuevas.

Y sí, es mejor que Shcmilco, tiene bastante más riesgo que aquel, pero no deja de ser lo de (glups) Dios y el gitano. Es imposible ser más conformistas que los Wilco del anterior disco. Pero, aún así, Jeff Tweedy debería replantearse su posición: “Me temo que no vamos a tener ningún público si no seguimos haciendo lo de siempre”. Habla el mismo Tweedy que pasó, en tres incómodos saltos, del pop luminoso y clásico de Summerteeth al Neil Young post-millennial-tension de A Ghost Is Born.

Hold me Anyway’ es un buen ejemplo de cómo transcurre ahora la vida por territorio Wilco. Suena, al principio, tan modesta, tan emotiva como las canciones de Elliot Smith. Después, no alcanza esa promesa y se construye con mimbres tan tradicionalistas que, sin poder calificarla como una mala canción (no lo es, es de las mejores de Ode to Joy) se va tan rápido como vino.

Ode to Joy transcurre, por tanto, sin sobresaltos en un territorio muy familiar. Nadie que haya seguido al grupo se va a sobresaltar, pero tampoco nadie que haya seguido al grupo creo que sea capaz de defenderlo en su top 5. Es un disco tan absolutamente normal que va a acabar dando mucha pereza. A veces, hasta el punto de que unas y otras canciones son indistinguibles entre sí. Jeff, cosas como ‘One and a Half Stars’ son bonitas, pero si le metes sangre a otras del disco que lo son menos y suenan EXACTAMENTE igual no vas a perder a tu público. Y si lo pierdes pues que les den, tío. No sé, un ‘Art of Almost’ al menos por disco para no perder la esperanza.

I never change / You never change / There’s no decision / Sometimes I’m just a hole for you to get in

8 años después, el nuevo disco de Wilco sigue sin superar a The Whole Love. Es preocupante porque hubo un momento en que la carrera del grupo parecía que nunca iba a dejar de subir… y ahora parece que nunca va a remontar y va a vivir en una meseta eterna.

6/10

Summary
Review Date
Reviewed Item
Wilco - Ode To Joy
Author Rating
31star1star1stargraygray