McEnroe – La distancia (2019)

McEnroe - La Distancia
La Distancia: toda la información

    Datos y créditos de La Distancia

    • Título: La Distancia
    • Año: 2019
    • Sello: Subterfuge
    • Duración: 41:50
    • Estilos/género: Slowcore

    Crítica y puntuación

    «Sólo importa lo pequeño, los ángulos imperfectos». Hay mucha serenidad, calma casi prístina, en La Distancia. Tanta como para hacer que otros cinco años nos parezcan poquísimos, para ponernos a salvo en esta cabaña cada vez que nos azote la tormenta hasta que crean que ha llegado el momento de volver a construir otra nueva”. — Lee la crítica completa de La Distancia.

    Tracklist

    1Seré Tú04:54
    2La Distancia del Lobo05:10
    3Asfalto (Libres los Animales)04:00
    4La Gran Belleza04:08
    5Luz de Gas06:40 
    6Cerezas03:51 
    7La Vereda03:17 
    8Luciérnagas04:18
    9El Buen Invierno05:32

    Letras de La Distancia

    Seré tú

    He sido sombra, he sido luz,
    He sido calma al estallar,
    Tú me has visto sonreír
    Caminando entre las ramas o en la cama de un hostal.

    He sido sangre, he sido piel,
    Un camino hasta el final.
    Me has visto hundir y flotar
    Recogerme entre las flores y arrancarlas y escapar.

    He sido un sueño y fui real,
    El que esperaba, el que se va.
    Tú siempre estuviste aquí
    Recorriéndome sin miedo los huecos del corazón.

    Seré sombra y seré luz,
    Seré calma y explosión,
    Volveré a sonreír cuando sólo tú lo esperes
    Muy serena junto a mí.

    Seré el mismo cada vez
    El ruido que haga al caer
    Un silencio universal
    El valor que te abrace cuando no sepas qué hacer

    Seré tú…

    La distancia del lobo

    Hay un ruido en mí
    que no sé parar,
    un rumor constante.
    Son las manzanas
    que no saben caer.
    Hay en mí un lugar
    al que nunca voy,
    miedo a quedar
    y ahora es siempre él
    que me viene a buscar.
    A veces puedo ver
    en la oscuridad
    muy claramente
    lo que la realidad
    consigue oscurecer.
    Puedo recordar
    tu serena voz
    en la cocina.
    Avisame el día
    en que quieras saltar
    que allí estaré,
    que allí estaré,
    que allí estaré.
    Hay un corazón
    que no sé callar
    en el horizonte.
    Es como un bisonte
    que resopla ante mí.
    Puedo escuchar
    tu serena voz
    en la cocina.
    Cuando llegue el día
    y te vaya a buscar
    te acompañaré,
    te acompañaré,
    te acompañaré.
    Suenan,
    suenan las trompetas
    y el cariño alienta
    de mi rendición.
    Rompo,
    Rompo la distancia,
    La distancia del lobo
    te separa de mí.
    Corro por la noche helada,
    Corro hasta tu casa.
    Su casa también.
    Rompo,
    rompo la distancia,
    la distancia del lobo
    te separa de mí.
    Corro por la noche helada,
    Corro hasta tu casa

    Asfalto (Libres los animales)

    Sobre el asfalto frío
    Se han posado las aves.
    En una piedra muy grande
    Me he sentado con mi padre
    Frente a un campo de trigo
    Bajo de un cielo de bronce
    Él me ha estado hablando
    De piedras y caminos
    De sus huellas en la nieve
    De sus vientos más fríos
    Nos acompaña el bosque
    Con todos sus sonidos
    Y a lo lo lejos, corriendo
    Libres los animales
    Mi padre, sonriendo
    Mientras yo le sonrió
    Deberías venir
    Deberías venir
    Y agarrarme de la mano
    Y agarrarme de la mano
    Bajo un cielo de trigo
    Sobre un campo de bronce
    Las cadenas de hielo
    Se nos han derretido
    Nos quitamos los guantes
    Nos soplamos las manos
    Y después las juntamos
    En el mismo bolsillo
    Deberías venir
    Deberías venir
    Y agarrarme de la mano
    Y agarrarme de la mano
    Deberías venir
    Deberías venir
    Y agarrarme de la mano
    Y nunca soltar mi mano.

    La gran belleza

    Una tarde de agosto
    Por las calles de Zarauz
    Me encontraste leyendo
    Aquel libro junto al espigón.
    Sentada en tu bicicleta
    Buscabas en el cielo el sol
    Cuando nos separamos
    Aquel gesto se quedó.
    Árbol, no me dejes nunca.
    Dame sombra, dame fe.
    Árbol, luz y penumbra,
    Nunca dejes de crecer.
    Han pasado ya mil años
    Y en un café de Berlín
    Me encontrarás leyendo
    Aquel libro que un día te leí
    Y las muchachas en bici
    Bajo un enorme cielo gris
    Me sonríen como auroras
    Me recuerdan tanto a ti.
    Árbol, no me dejes nunca.
    Dame sombra, dame fe.
    Árbol, luz y penumbra,
    Nunca dejes de crecer. No olvides los vestidos
    que llevábamos de niños
    Iluminaban solos todo el espigón
    Que recorra tu memoria
    Con la velocidad justa
    El dolor de mi alegría pegada a tu piel
    Yo no olvido la belleza
    Tus carreras por la arena
    Arrasándolo todo.

    Luz de Gas

    El vino sobre la mesa,
    Las guitarras, las cometas,
    Tú y yo.
    Las canciones portuguesas,
    Los puentes que atraviesa
    Al sonar.
    Queda lejos el verano
    Que juramos no hacernos daño
    Nunca mas…
    Y si nos emborrachamos,
    Caminamos sobre el río
    Una vez más
    Y al flotar,
    miramos a las cosas desde otro lugar…
    Luz de gas
    a todo lo que nos intente separar.
    Piensa en mí
    Solo importa lo pequeño,
    Los ángulos imperfectos
    Y el calor
    Y si no nos olvidamos
    Y bailamos por los prados
    Otra vez
    Y al bailar…
    Nos ladran todos los perros en esta ciudad
    Luz de gas
    a todo lo que nos intente separar.
    Piensa en mí

    Cerezas

    La vereda

    Luciérnagas

    Sabes que he cruzado el paraíso
    Con los dos ojos cerrados
    Que puedo ser un eclipse
    Y no dejar pasar un rayo

    Dices, que las noches del desierto
    Caen siempre sobre mi pecho
    Que soy nube, soy silencio
    Un camino polvoriento

    Sabes que no sé seguir tus huellas
    Las señales que me dejas
    Que nado por las lagunas
    Como un enorme cisne negro

    Dices, que se me pierde la mirada
    Que me convierto en montaña
    Que se clava en los cielos
    Y aunque tú no escuches nada
    Suave canta
    Suave canta
    Sueve canta

    Que como un ángel olvidado
    Volaría hasta tus brazos
    Amarrado para siempre
    Respirando muy despacio

    Que como un ejército de estrellas
    Iluminando toda la Tierra
    Nos esquivaría el viento
    Nos verían desde el Espacio

    Sabes que llevo fuego en la lengua
    Que trepas como la hierba
    Lenta, verde y segura
    Por el muro que rodea

    Mira, mira cómo vuelan las hojas
    Arrastradas por los parques
    Con ellas te haría una casa
    Muy pequeña a las afueras

    Y ahora baila
    Ahora baila
    Ahora baila

    Que como un ángel olvidado
    Volaría hasta tus brazos
    Amarrado para siempre
    Respirando muy despacio

    Que como un sueño que te llena
    De luciérnagas las manos
    Volveré todos los días como tu nombre a mis labios

    Como un ángel olvidado
    Volaría hasta tus brazos
    Amarrado para siempre
    Respirando muy despacio

    El buen invierno