Convertida, en una década, en uno de los grandes nombres de la música, Angel Olsen inaugura su siguiente camino de discos con Whole New Mess, un rápido regreso tras el estelar All Mirrors (2019). Un momento tan bueno como cualquiera, porque con ella siempre merece la pena volver sobre pasos anteriores, para repasar todos los discos de Olsen.

Half Way Home (2012)

Puntuación: 3 de 5.
angel olsen half way home

Publicado el 4 de septiembre de 2012 tras haber estado como corista con Bonnie Prince Billy, en Half Way Home Angel Olsen aún no tiene banda definitiva que la acompañe, así que echa mano de quien pasa por allí para ayudarle a grabar once canciones que demuestran una cosa: en ellas la técnica va a importar poquísimo al lado de los detalles nimios que pulirán y embellecerán unas melodías nada obvias y, aquí, más calmadas y desnudas que nunca.

No es un debut a medio cocer: es ya una obra madura que pone la atención en no ser líneal. No hay ningún parecido entre la noqueante ‘Acrobat‘ y sus arreglos minimísimos pero muy relevantes, atmosféricos, y ‘The Waiting‘, saltarina, pop, que suena a anhelo antes que a tristeza, o ‘Free‘, una canción en la que habita una fan de los girl groups del pop 60s.

Por mucho que no redondee ‘Safe in the womb’, estupendamente cantada pero estándar, y ‘Always Half Strange‘, pasable pese a los alucinantes gorgoritos, no hay nada folk en ‘Lonely Universe’, rock psicodélico a bajas revoluciones, o incluso en ‘You Are Song‘, donde, como todo el disco, brilla una voz arrebatadora y electrizante, con una capacidad emotiva excepcional.

Half Way Home suena, desde luego, mucho más completo que un simple debut, pero también mucho menos lineal que los que esperéis un simple disco de folk o Americana, algo que se esfuerza mucho en no ser.

La opinión de Chou, nuestro supuesto experto en Angel Olsen: «Típico primer disco al que llegas después de haber escuchado el segundo. Se intuye el talento, es una gran colección de canciones, pero como disco acaba sonando algo monocorde y monótono. Mucho diamante por pulir todavía.«

Burn Your Fire for No Witness (2014)

Puntuación: 4 de 5.
angel olsen burn your fire

Cuanto más se aleja Angel Olsen de un disco de indie-folk triste, mejor le sienta a todas sus canciones. Por más que domine ese estilo como ‘Unfucktheworld‘, podría quedarse en ser sólo Laura Marling, pero está muchísimo más interesada en no parar quieta ni un sólo segundo.

Hay choteo country rock y psych-rock en ‘Hi-Five‘, la canción preTinder («Are you lonely too? High Five! So am I«), la reinterpretación más hermosa que ha hecho nunca del libro de estilo de Leonard Cohen (‘White Fire‘), cierto deerhunterismo (y parte de lo que hará mejor en My Woman) en ‘High & Wild‘, una delicadísima e infravalorada ‘Iota‘… Por todas partes asoma un disco solidísimo al que el tiempo ha tratado bien y al que ni siquiera tener obras cumbre lanzadas después ha conseguido esconder. También uno con algunas zonas terriblemente pesimistas: ‘Enemy‘, retrato de vivir junto a alguien incapaz de ofrecer empatía, le duele hasta a ella, que confesaba en una entrevista con la revista Mojo en 2016 que «la gente siempre me pide que la cante y yo siempre estoy en plan «no, no, ahora no, quizás en otro rato… (…) A veces es un peso demasiado grande, me siento como su terapeuta. Me hace pensar qué he escrito para que actúen así».

La opinión de Chou, nuestro aliado fan de Angel Olsen: «El disco clave en la carrera de Angel Olsen. Abraza el pop y el rock y su escucha resulta mucho más amena, divertida y fácil. E incluso cuando se vuelve a acercar al folk (la coheniana ‘White Fire’ es una maravilla), lo hace con una solvencia muy superior a su yo del pasado.«

My Woman (2016)

Puntuación: 5 de 5.
Angel Olsen - My Woman

Intern‘ es un inicio intensísimo, bien cuadrado, bonito, de un disco que no va a sonar sobre colchones de sintes ni a pop. Fue la primera canción que compuso del disco junto a ‘Pops’, de la que pensaba que iba a ser solo un experimento y que, cualquiera puede escucharlo, no tiene nada que ver con la anterior. Apertura y cierre se distancian la una de la otra, pero cuando la quebradiza ‘Pops‘ acaba y vuelves a poner ‘Intern‘, todo My Woman se revela en perfección circular, con su sonido grabado en vivo y de texturas analógicas.

Si en Strange Cacti, el EP anterior a Half Way Home, acababa con Olsen gritándole a su ex-novio «fuck you and your lies», aquí retrata las idas y venidas de una pareja casi como si esto fuera la trilogía Antes del Amanecer: hay cosas por las que te enamorarías como la primera noche, pero también un montón de rasguños del día a día en la piel. Y todo eso desde las perspectiva de «the complicated mess of being a woman»… y desde el más puro rock’n’roll, porque a eso suena My Woman todo el rato: a veces parece un disco poseído por el espíritu de Neil Young, otras (como en la fabulosa ‘Never Be Mine’) es optimista hasta lo naif, como una canción de finales de los 50: “Heaven hits me when I see your face / But you’ll never be mine”; la música joven que dolía pero te sacaba sonrisas a la vez.

El hit es ‘Shut Up and Kiss Me‘, pura expresión del deseo, cantado tan sensualmente como también de manera divertida: «Stop pretending I’m not there / When it’s clear that I’m not going anywhere / If I’m out of sight then take another look around». No puedes resistirte, aquí a su gancho, a otras a su dulzura o a su dureza, o a la manera en que se imbrican ambas.

Las canciones de ‘My Woman‘ pasan tanto por encima de ti como tú te abandonas a ellas: es una cosa y la otra, bajas las defensas ante ‘Give It Up‘, pero luego ya tienes que dejarte llevar ante esa furia que es Angel Olsen a la altura de ‘Not Gonna Kill You‘ o acurrucarte ante la de ‘Heart Shaped Face’. La guinda de todo son ‘Woman’ y ‘Sister’, ahora ya sí imbuida del hey hey my my youngiano.

I dare you to understand

What makes me a woman

Sí, DISCO DEL AÑO.

La opinión de Chou, nuestro rencoroso compañero: «I*maginaos hasta qué punto hablamos de un disco mayúsculo, que por aquellos tiempos existían muchas envidias hacia mi persona en la oficina hipersónica (dejadlos, pobres). Todo lo que llegaba con mi firma era condenado a muerte en las votaciones de los mejores discos del año. All Mirrors (*nota del editor: sí, confundió el título de My Woman con el de All Mirrors. Sí, pude haberlo corregido. Sí, somos todos así de lerdos todo el rato) no solo superó ese estigma, si no que acabó siendo Top 1 de 2016 para Hipersónica.

A todo esto, el disco ta bien.»

All Mirrors (2019)

Puntuación: 4.5 de 5.

All Mirrors tardó unos meses en hacerme click completo. Recuerdo además cuándo, cómo y con qué canción: un viernes tarde, derruido tras una semana horrible de trabajo y con la psicodelia salida de disco de los Beach Boys de los 70 de ‘Spring‘: ahí el disco empezó a desenmarañar toda su emoción, que hasta entonces, al menos para mí, había vivido escondida, tras canciones muy buenas, estupendamente producidas y cantadas, pero también algo frías. Ese final, con la preciosidad romántica de «make me eternal there in your smile», acabó por convencerme.

Claro, ‘Lark‘ y ‘All Mirrors‘ no mentían como adelantos: Angel Olsen goes Kate Bush. Era un paso lógico en su carrera, y le salió estupendamente bien, aunque sigo manteniendo que My Woman es mejor disco: por la sencillez aparente de lo que intenta y por cómo le sale. All Mirrors es disco de artista adulto, queriendo dar pasos más allá, y lo relevante es precisamente que no se despeñe, que le salga tan bien. Que podamos discutir si es mejor éste o el anterior, cuando maniobras así que han salido mal podemos contar tantas que nos quedaríamos sin dedos de las manos y de los pies.

La opinión de Chou, nuestro bufón: «El mejor disco de Angel Olsen hasta la fecha. No repitió en Top 1 hipersónico porque una web que tiene el postureo como tarjeta de presentación no podría permitirlo. Angel adopta la morfología de megadiva pop-rock, a años luz de aquella que debutara en 2012, y parece haber nacido por y para ello. La chica que contratan para tocar en el baile de fin de curso mientras todes les asistentes acaban enamorándose con/de ella»

Whole New Mess (2020)

El retorno, que ya Angel Olsen nos dejó claro que llegaría nada más estrenar All Mirrors. Se anuncia como el disco crudo que está al otro extremo del movimiento pendular de ‘All Mirrors’. El viernes veremos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments