Volvemos a rescatar pequeñas píldoras electrónicas como hicimos hace algún mes para repasar pequeñas referencias que han ido saliendo en las últimas fechas y que nos han molado o merecen un reconocimiento para vosotros, ávidos consumidores de electrónica sin tiempo o sin ganas de rebuscar por los sellos y los bandcampos. Aquí un buen puñado de epés, varios sencillos y un detallito final para el cuerpo.

Special Request – Spectral Frequency

Quizá es obligatorio empezar hablando de un nuevo trabajo de Paul Woolford, después de aquel gran triplete del pasado 2019, enseñando su ambivalencia en los aspectos más clasicotes como el drum’n’bass y el sonido rave británico de los 90s. Ahora, aunque aún sigue con ese esquema sonoro en dos de estos cortes, la otra mitad está destinada a unos parajes para aquellos que prefieren quedarse tirados en la cama con los auriculares en vez de sudando en la pista. Dos cortes como dos soles en los que Woolford juega con estructuras ambientales, algo de IDM y un indudable gusto y elegancia a la hora de ponerlos en práctica. Evocadores como manda el género, y demostrando que tiene carrera más allá de cuando se pone nostálgico con las raves. E incluso cuando se pone machacón, esos detalles finales de la tormenta de agudos de los breaks frenéticos en el tema que abre el EP bien valen ponerse melancólico y casi hasta resacoso después de escuchar el aluvión. Pequeños grandes detalles para resaltar del resto.

Skee Mask – Iss005/006

Uno de los tipos que más nos gustan por aquí y que siempre seguimos desde aquél gran debut de Compro. El germano Skee Mask vuelve a Ilian Tape para hacer como el inglés, ratificar su capacidad para jugar en unas coordenadas sonoras o en otras. Si bien su gran debut LP, de lo mejor de 2019, estaba repleto de amen breaks, pero también sugerentes curvas IDM, en Iss005 (Ilian Tape, 2020) se pone ravero con un un drum’n’bass anguloso, sin frenetismos, tirando también de breaks aunque sin tirar a matar. Sin embargo, y al igual que Special Request, en la vertiente de escucha más que de baile, a Skee Mask se le ve cómodo y expeditivo en sonidos más experimentales, como queda plasmado en Iss006 (Ilian Tape, 2020). Lo corrobora su ambient de trazo grueso casi drone en algunos pasajes, con atmósferas cargadas. Sin embargo, lo más interesante son sus dos primeros cortes, ‘Cafe Mu‘ por esa sinfonía y los detalles que en ella vuelca, como ‘Frogsplash – Reshape‘, la perla de la referencia. Un sugestivo tema de glitch de clara referencialidad a su compatriota —y más que posible inspiración— Oval. Un tema contenido, un loop que vuelve a empezar y unas texturas que vibran mientras muy de fondo se percibe una débil línea ambiental. Un corte maravilloso, sin grandes elocuencias, que muestran un posible y excitante futuro si decidiese ir por estos derroteros. Un gustazo verle evolucionar.

Nkisi – BLK SPLLS

La productora congoleña y asentada en Londres publicó el pasado mes de junio un nuevo EP a través de bandcamp, como hicieron tantos otros el día 5. En su caso, al igual que otros, dedicado a la comunidad negra y a su lucha en EEUU durante las protestas de Black Lives Matter. Un recopilatorio de temas de 2013 y 2016, algunos anteriores a su debut, pero en los que se nota la personalidad y la fuerza de sus composiciones. Seis piezas de mucho grave y percusiones profundas y muy marcadas para quitar el hipo. De estructuras con bombos casi hardcore en ‘Dark Times‘, con un ambiente marcial y oscuro, hasta cortes más cercanos al footwork por esas notas cortantes en ‘Blackbox‘ o ‘stars are fading‘. Un EP para dejar en bucle, con un mensaje aún muy necesario.

Lapalux – Esrevoinma

A principios de este mes veía la luz un nuevo EP de Lapalux desde Brainfeeder. Una referencia marca de la casa, en la que el productor inglés juega mucho con electrónica elocuente, con aristas de cimientos ambientales y que suelen evocar imaginería espacial o pasajes de ciencia ficción. Como yace en la portada —que parece la otra cara de Amnioverse—, con un artefacto que bien podría ser el colisionador de hadrones o un portal interdimensional, traslada todas esas sensaciones al plano sonoro con disparos ácidos en la versión en directo de ‘Earth‘, pero sobre todo con trazas ambientales, a veces con la contundencia propia de Roly Porter en los dos primeros cortes del EP, pero también con bellas capas sonoras. Para enchufar los auriculares y disfrutar.

Kelly Lee Owens – On

Mientras llega Inner Song (Smalltown Supersound, 2020), esperado segundo largo de Kelly Lee Owens, la inglesa ha lanzado On en el mismo sello, un sencillo que anticipa tres de los temas que formarán su nuevo largo. Un spoiler que nos deja claro que el suyo será con casi toda seguridad un notable trabajo. En estas tres piezas se vuelve a ver cómo parte de posicionamientos tech house para derivarlos hacia seductores terrenos de ambient pop en los que su voz nívea se desliza sobre los engranajes electrónicos. Electrónica elegante y suave, de bailes lentos, pero con pequeñas embestidas como en ‘Night‘. Puro magnetismo. El tema que da nombre al disco se mantiene más en una línea pop ante la que caer rendido, pero con esa ornamentación techno de segundas que hacen de ella una de las artistas que más ganas teníamos de que volvieran. Habrá que ver cuál de sus facetas rige el disco, pues ‘Melt!‘ juega más en un techno más seco y directo. Pero franca buena pinta.

Pye Corner Audio – Where Things Are Hollow 2

Para obligatoria en la casa de Lapsus. Cómo no, de la mano una vez más de Pye Corner Audio, y para seguir con la continuación de su EP de 2017. Un escapista viaje de refinado sabor analógico, en el que el inglés deja salir moderadamente su parte progresiva, de una forma seccionada, en el último corte con lo que sería la parte inicial de un tema que anuncia altos vuelos, y en los primeros con esas bases melódicas y paradas en un techno de bella factura como el que yace en ‘Weather the Storm‘. Aunque no se puede ocultar, la joyita de la referencia es el vibrante mix de John Talabot a ‘Resist‘. Juega en casa y se luce con una remezcla que no podía estar más en sintonía con la arquitectura sonora del EP, casi las mismas trazas acid, cierta épica de fondo con una capa de esplendorosa niebla y unas pocas percusiones. Sencillo. Así es como se hace magia.

BSN Posse – Rituals EP

Seguimos con gente de la casa, esta vez con los inquietos y siempre interesantes BSN Posse. Los malagueños, imprescindibles en esto del footwork español, han publicado nueva referencia en Defrostatica Records. Además de los obligatorios ritmos infernales de los de quemar zapatilla, su característico toque melódico hace acto de aparición en ‘Southern Comfort‘, donde van colando beats bailongos en su base de breaks. Salvo ‘Burnin Shoes‘, el corte de mayor tempo, el resto son más similares entre sí, con la percusión acelerada y pequeños ambientes y vocales por encima. Un truco recurrente, pero sin duda efectivo para los acérrimos de la causa y de los malagueños. Ojalá pronto tener oportunidad de volver a quemar suela.

тпсб – Whities 31

Después de dos buenos trabajos que le han llevado a ser un nombre cada vez más a tener en cuenta, el ruso тпсб, después de aquél buen Sekundenschlaf (Blackest Ever Black, 2018), en la saga de Whities 31 tira de un drum’n’bass atmosférico efectivo, alejado de la experimentación de su debut en largo, aunque manteniendo esos cánones de sonido orgánico y profundo, con líneas sonoras que se flexibilizan, se vuelven más toscas o suaves dependiendo del tema, pero que siguiendo con esas secciones vocales fantasmagóricas, acaban dejándote en el mismo bosque inquietante en el que te dejaba en largo. Una magnética pesadilla en cortes como ‘Dream Houses of the Global North‘ y diseños más escapistas como los de ‘If This Is I Don’t Know What Isn’t‘. Cierta nostalgia con evocaciones oscuras que se contraponen con ese vocal femenino. Sigue siendo un tipo al que es necesario seguir la pista. Sus producciones, con cierta experimentación, dándole una vuelta a todo lo atmosférico y típico del d’n’b ponen de punta las orejas.

Shifted – Hard Matter / Warm Currents

Desde su Avian, para los más duros, hay premio doble este año con Shifted. El inglés ha vuelto en formato LP, pero también publicó en junio este sencillo de tres temas para oídos ávidos de sonidos orgánicos pero agresivos e incómodos. Un laberinto de oscuridad en la que el productor afincado en Berlín te va estrechando la pared mientras sus ambientes te presionan cada vez más. Aunque da un respiro con esa pieza central que es ‘Form a Circle‘, más ambiental, los otros dos cortes que le escudan no dan tregua. Bombo, atmósfera irrespirable y más presión. Un referente en esto del techno tétrico y claustrofóbico.

Michael Mayer – Higher

Para los supervivientes del tech house y adláteres, hay cosas salvables que siguen llegando, aunque a cuentagotas. Sobre todo desde Kompakt, si bien está también el de Steeve Moore, también hay que hacer reconocimiento a Higher de Mayer. Cuatro piezas de ritmo melódico en ‘Higher‘, patrones con más gancho y más elegantes, saliéndose de líneas facilonas, como ‘Doot Doot‘, que ejemplifica pequeñas formas de hacer algo aún digno en un estilo harto machacado. En el sencillo hay temas también largos, tirando casi de progresivo, como ‘Belle de Lune‘ para cerrar, con cierta dosis hipnótica que la hace pegadiza. Te podría salvar una sesión vespertina (si las hubiera).

96 Back – 143 Connections

En su sencillo 143 Connections, el inglés vuela de Central Processing Unit para mostrar que aunque no sea un género muy en liza, salvo en sellos como el mencionado, hay huecos para dibujar en estos tamices melodías inspiradoras con mucho gancho. Del tema que le da nombre al sencillo, con cajas de ritmo contrapuestas para jugar con los graves y los agudos, a ‘Set Science‘, con unos mimbres mucho más techno, pasando por el tema de cierre, más espacial, 96 Back saca la clase para mostrar ambivalencia y una paleta amplia de sonidos desde el electro. Sin tirar de sota-caballo-rey cómodo, y sonando muy actual.

Karenn – Music Sounds Better With Shoe

Blawan y Pariah. Pariah y Blawan. Con solo un disco y algunas referencias en corto, el proyecto de Karenn ha despertado un lógico interés no solo por las partes que lo conforman, sino por el resultado. Sin ser nada nuevo dentro del techno, su buena factura, a mitad de camino entre la solvencia de lo industrial cuando quieren sacar músculo, junto a los detalles más melódicos y las ambientaciones que le dan valor añadido a esas percusiones potentes, el gancho, el sudor y la calidad van de la mano. Aquí, sea con ‘On Request‘ en el papel del tema fuerte y ‘Shoes Off‘ en el de la pieza pistera que invoca a tu cuerpo, Karenn demuestran que el suyo puede ser un proyecto al que se le puede sacar mucho jugo si lo mantienen vivo mientras siguen con sus carreras individuales.

Bola extra: lo de Architectural en R&S

Aunque esto viene ya de abril, en pleno confinamiento, había que decir algo sobre el asturiano Juan Rico; Reeko, Architectural, en la mítica casa R&S con Planet is But a Dream, siendo el primer español en solitario en hacerlo —dejando aparte lo de Talaboman—. Y una vez más, dejando sobrada cuenta de por qué es uno de los productores españoles a tener en cuenta tanto con las manos techno como cuando se pone más ambiental con Architectural. Precisamente con este último aka es como publicaba en el sello inglés. ‘Rhythms and souls‘ es buena, pero que juzgue el populacho el otro auténtico pepinarral. Fusil y talento.