Si tu impulso para estos días es ponerte a repasar algo de cine más clásico en vez de bucear entre novedades con muchas más incertidumbre y dudosa calidad, probablemente quieras darte una buena sesión de Alfred Hitchcock. Si es uno de tus eternos pendientes y quieres no perderte entre su inmensa filmografía, aquí te detallamos los trabajos más esenciales y recomendables de uno de los mejores de siempre. Desde elecciones más obvias a alguna más olvidada o pasada por alto.

El Enemigo de las Rubias (1927)

Su tercera película como director quizá no sea la mejor y mayor muestra de lo que sería su posterior filmografía, pero como intento de acercarse al Expresionismo Alemán como fue esta etapa como realizador es de sus mejores esfuerzos. Juegos de equívocos, manejos del suspense y extraordinaria sensibilidad.

Rebeca (1940)

Aquí ya podemos empezar a hablar inequívocamente en términos de “obra maestra”. Además, su huella en la cultura popular está fuera de toda duda. Si no la has oído nunca, seguro que conoces a alguien que conozca la expresión “es más mala que el ama de llaves de Rebeca”. Fácilmente entre las mejores cintas que han ganado el Oscar a Mejor Película.

La Sombra de una Duda (1943)

Un ejemplo impecable de mantener la tensión y el misterio durante todo el metraje, así como economizar la información que se proporciona al espectador con inteligencia. A ratos, su thriller psicológico se vuelve un cuento de terror gótico que casi nos hace pensar que estamos ante un relato vampírico.

Recuerda (1945)

Si juntas a Hitchcock con Ingrid Bergman y Gregory Peck, es imposible fallar. Su retrato del psicoanálisis mantiene el interés después del tiempo. Su retrato del personaje femenino ya se tambalea más con la perspectiva. Aun así, meticulosa e impecablemente narrada, con decorados de Salvador Dalí para las escenas de análisis de los sueños.

La Soga (1948)

Rope (Alfred Hitchcock, 1948)

De las primeras muestras del plano secuencia aplicado de manera íntegra a toda una película, el cual utiliza magníficamente para mantener la intriga con el misterio a descubrir y para forjar las interacciones entre personajes. Su vanguardismo se equipara al disfrute más lúdico que ofrece su trama.

Extraños en un Tren (1951)

Martin Scorsese desarrolló en su momento su comparación de las pelis de Marvel con parques de atracciones, exponiendo que las pelis de Hitchcock eran los parques de atracciones de su juventud, pero con más valor artístico. Es difícil no pensar que los tiros van por películas como esta, aparentemente menores con respecto a obras maestras suyas pero impecables en cada cosa que hacen y lo disfrutonas que son de ver.

Crimen Perfecto (1954)

Sólo un jugador de tenis ricachón tiene tiempo para idear un plan de asesinato sin fisuras y buscar a su antiguo amigo necesitado de pasta y metido a criminal para que ejecute él la idea. Malditos burgueses.

La Ventana Indiscreta (1954)

Con poco se puede hacer mucho. Esta película es de los mejores ejemplos de ello. Y ahora que estamos todos confinados, la empatía con la situación de James Stewart se hace demasiado real e intensa.

Y Grace Kelly, por favor.

Vértigo (1958)

Si Sight & Sound ha decidido tomar la sabia decisión de reemplazar Ciudadano Kane por otra en el número 1 de mejores films de la historia, es difícil escoger una mejor. Ya sólo su influencia es imposible de medir, pero es que es absolutamente brillante estudiando a sus personajes y su psique. Y es que no puedes dejar de mirarla ni por un segundo de lo fascinante e inagotable que es.

Con la Muerte en los Talones (1959)

North by Northwest (Alfred Hitchcock, 1959)

Si antes he mentado a Marvel para hablar de Hitchcock no es porque sí, realmente sus películas se recibían como si de blockbusters se tratasen. Aquí un ejemplo. El pulso y la energía no se agotan en ningún momento y menudo monumento es Cary Grant en el papel protagonista.

Psicosis (1960)

Cuántos directores de cine fantástico y de género deberán su carrera a haber visto este clasicazo impepinable. Incontables. Incluso ya sabiendo los giros de la trama es un goce absoluto verla nuevamente, una y otra vez. Y tiene algunas de las escenas más gloriosas e inmortales de su carrera (la de la ducha ha sido parodiada mil veces, pero es que es perfecta).

Los Pájaros (1963)

Uno de los esfuerzos más puramente de género de Hitchcock, totalmente inigualable generando tensión con las imágenes y creando una atmósfera casi irrespirable. Su uso del sonido es de puro maestro absoluto.

Cortina Rasgada (1966)

Una de esas obras consideradas universalmente como menor, pero de eso nada. Un fabuloso thriller político de la Guerra Fría narrado y filmado por un inspiradísimo Hitchcock, manejando la tensión como sólo él sabe.

Frenesí (1972)

Su penúltima obra cinematográfica y su última joya incontestable. La obra que, además, anticipó el grueso de la filmografía de Brian De Palma, especialmente de obras ochenteras que parecen una prolongación del libro de estilo que aquí se muestra casi impecable.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Sergio Gonzalvez
Sergio Gonzalvez
6 months ago

Hitchcock es sin duda uno de los más grandes cineastas de la historia. En mi opinión, os habéis dejado «Encadenados», pero genial por vuestra parte y por impulsar el cine clásico.