Cuatro canciones imprescindibles de 2016

Y las cuatro son nacionales.


Aún tenemos mucho de qué hablar con respecto a lo musical de 2016. Porque, a pesar de todas esas muertes y algún mojón que otro, hemos vivido un añazo para recordar. Y no sólo hemos recibido discos espectaculares, sino también un montón de canciones fabulosas. No obstante, cuatro de las mejores canciones del año no van a ser cuatro de las que más vais a ver mencionadas, ni siquiera en artículos más focalizados en lo realizado dentro de nuestro país. Porque cuatro de las más imprescindibles canciones del año han sido publicadas por artistas nacionales y es justo reconocerlo como se merece. De ahí el surgimiento de este pequeño artículo reivindicativo de las cuatro canciones que colocaría entre mis favoritas del año.

Jarfaiter — ‘Original Quinqui’

No ha sacado disco, pero de haberlo hecho se podría haber coronado como el mejor artista de hip hop nacional. Aún sin haberlo sacado, dedicado más a lanzar canciones sueltas, Jarfaiter ha sido un motivo para estar orgullosos de la rima y el flow patrios. Su fachada agresiva y chunga se superpone a una arraigada cultura popular que aflora en letras afiladas y arranques aflamencados. ‘Original Quinqui’ es, quizás, la mejor muestra de su talento de entre todas las piezas subidas a Youtube este año, con un hip hop muy hardcore que va a machete y sólo es interrumpido por un soberbio giro folclórico. Que las apariencias no os distraigan del talento que encierran.

Niño de Elche + Los Voluble — ‘El Ravero’

A día de hoy, todavía no apreciamos del todo el enorme tesoro que tenemos en nuestras fronteras con la figura de el Niño de Elche. Su creatividad y sentimiento de vanguardia le han llevado a ser la figura más imprescindible del flamenco en muchos años, por eso siempre es necesario estar al tanto de sus movimientos. Nunca sabes por dónde puede llegar a salir. De mano de Los Voluble se saca de la manga ‘El Ravero’, una pieza única e inimaginable, salvo para unos músicos con semejante talento. La manera de cruzar la tradición folclórica de la España más castiza con el espíritu desenfrenado de las raves electrónicas sólo se puede calificar de exagerada ida de pinza que, en manos del cantaor ilicitano, funciona y se convierte es una joya de incalculable calibre. “Autodestrucción jubilosa” y “Sentimiento de comunidad” son expresiones que ya han calado hondo dentro de nuestra redacción.

El Coleta — ‘Vota PDR (el Partido de la Ruta)’

En una línea casi similar a la de ‘El Ravero’, con colaboración incluida del Niño de Elche, El Coleta volvió a dejar una muestra de como la cultura más folclórica no anda demasiado alejada de la esencia de un movimiento como La Ruta del Bakalao. Volviendo a tirar del flamenco, como en otras ocasiones, y llenando de referencias a Chimo Bayo o a las discotecas y sonidos del movimiento, El Coleta vuelve a coronarse como uno de los artistas más interesantes del hip hop nacional. Uno sólo desea que vuelvan a haber elecciones para poder votar al Partido de la Ruta.

Los Ganglios — ‘Vivencias propias’

Si Los Ganglios se han marcado la mejor canción de 2016, se dice y ya está. Son extremeños, tienen derecho. Los buitres negros no son propiedad, son de todos, por eso es mejor perdonar a los ninjas. ¿Extremoduro? ¿Quiénes son esos? No importan, son ‘Vivencias Propias’ y, además, una de las mayores muestras de genialidad de 2016. Y si no lo entendéis no importa, siempre nos quedará Adenex.

Anuncios