Peter Tosh fue uno de los artistas que ayudó a que la música reggae empezara a ser conocida en todo el mundo. Hace poco hablamos de Jacob Miller y de su enorme reconocimiento en Jamaica, aunque por desgracia su impacto en el exterior fue mucho menor. En cambio, Tosh alcanzó puestos importantes en las listas de éxitos e incluso llegó a girar con los Rolling Stones en diversas ocasiones.

Sus puntos fuertes como artista eran su emotiva voz, sus habilidades como guitarrista y la capacidad que tenía para componer canciones realmente pegadizas en las que no faltaba la nota crítica y la filosofía rastafari. Tosh nació en 1944 en la pequeña aldea rural de Grange Hill. Al igual que las demás figuras del género, se fue a vivir a Kingston en cuanto alcanzó la adolescencia.

Allí entró en contacto con Bunny LivingstoneJunior Braithwaite y Bob Marley, todos ellos también muy jóvenes. Juntos formaron el grupo The Teenagers, que sería el germen de los conocidísimos The Wailers, la banda que acompañó a Marley durante su carrera. El éxito les sonrió ya desde el principio, pues ‘Simmer Down’, el single con el que debutaron, se convirtió en un tremendo hit al poco de salir. Los toasters de toda la isla lo pincharon sin cesar dando comienzo a la leyenda más importante del reggae.

Esta relación dentro del grupo se mantuvo durante sus respectivas carreras, aunque en esta ocasión prefiero centrarme en lo que hizo Tosh en solitario. Fue alrededor de 1971 cuando decidió probar suerte por su cuenta, aunque sin abandonar nunca su actividad con los Wailers. El primer single de esta etapa fue ‘Maga Dog’, una buena canción, aunque sin suficiente personalidad como para justificar aún su actividad como solista.

Durante los primeros 70, siguió grabando algunos singles entre medias de la intensa actividad que mantenía con los Wailers: ‘No Mercy’‘What You Gonna Do’ (Youtube) y ‘The Mark of the Beast’, entre otros. Sin perder la influencia lógica de sus compañeros de grupo, Tosh empezaba a dejar su sello personal en estas canciones tan pegadizas.

En 1976 culminó esa primera etapa en solitario con el disco Legalize It, cuya canción homónima se convirtió en todo un éxito que podéis escuchar a continuación en una grabación en directo del año 75. La marihuana fue para él, al igual que para cualquier rastafari que se precie, algo que dictaba su religión antes que un vicio o un medio para divertirse. Mucho se ha hablado de la potenciación de la percepción y de la creatividad de la ganja, pero desde luego para los rastas esta cualidad de la yerba era indiscutible.

A partir de aquí, siguió editando discos a ritmo de uno por año. Sin embargo, sus mejores canciones quedaron recogidas en su opera prima y en Equal Rigths, publicado un año después. Su último disco, No Nuclear War, decepcionó bastante a sus seguidores. Este disco se editó en 1987, y apenas unos días después de su salida Tosh fue asesinado. Curiosamente, fue un 11 de septiembre, así que parece que tendremos que acabar por borrar este día del calendario.

Peter Tosh fue un excelente músico que siempre quedó un poco a la sombra de Bob Marley. A pesar de todo, siempre será recordado con cariño como uno de los artífices de que la música reggae haya llegado a obtener el reconocimiento que tiene hoy.