“Literalmente han metido a niños en jaulas. Escribir tontas canciones de amor en ese contexto me pareció el colmo del privilegio”

Patterson Hood es claro cuando habla de por qué The Unraveling, el mejor disco de Drive-By Truckers en mucho tiempo, ha decidido seguir la senda que ya tenían marcada en American Band. Generalmente, no ha sido así: cada disco era acción y el siguiente, reacción. Pero American Band, lanzado justo antes de que Trump ganase las elecciones, ya iba, temáticamente, de la cantidad de mierda que el ventilador les estaba lanzando en la cara.

Sí, era absurdo pensar en volver a algo más íntimo, al menos para un grupo que nunca ha tenido reparos en coger el bisturí y abrir en canal el Sur de los EEUU, todas sus contradicciones, toda la mierda que no deja de aflorar y que ya es imparable.

En The Unraveling, que se llevó 4 estrellas en nuestra crítica allá por abril, no hay ni un espacio para lo ambiguo, ni tan siquiera para lo sutil. En la springsteeniana ’Thoughts and Prayers’ atacan los tiroteos masivos desde el lado de quienes se conforman:

“Siempre hay alguien a quien echarle la culpa, nunca hay sitio para esconderse (…) “Gloria, aleluya, estarás en nuestras oraciones y en nuestros pensamientos” (…) Métete por el culo tus pensamientos y oraciones inútiles”

Cómo se abrió la espita de The Unraveling

Son canciones cargadas de rabia por la mierda que hay que soportar, pero también de empatía: Patterson Hood confiesa que ‘21st Century USA’ fue la canción que abrió la espita y de la que empezaron a salir las demás y en esa canción hay más melancolía que rabia:

In a town that ain’t nowhere near
Just like every town everywhere
Folks workin’ hard for shrinkin’ pay
Men working hard for not enough at best
Women working just as hard for less
They get together late at night at bars
And bang each other like crashing cars

“Si Amazon puede traerme la salvación la pediré desde mi teléfono”. Para algunos, el disco de DBT es demasiado directo, demasiado poco sutil. Pero si algo vemos en los últimos meses, años quizás, es que EEUU se ha partido en pedazos: tratar de mirarlos sin sentir la necesidad de ser directos, escudarse en las segundas lecturas, y en lo sutil, evitar versos donde digas claramente “lo siento por mis hijos, siento lo que tienen que ver, siento el mundo que van a heredar de mí, niños enjaulados” cuando hay, de verdad, niños en jaulas, quizás fuese más cobarde, más el colmo de los privilegiados.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments