Raincoat, de Thee Brandy Hips, ha llegado para dejar de nuevo bien claro que el problema nunca son los géneros o las afinidades estilísticas, sino de inspiración y de talento. En invierno y desde San Sebastián, los Brandy Hips se han sacado el disco de verano con el que evitar tópicos donostiarras y con el que confiar, una vez más, en el pop.

Ellos dicen que buscaban algo más ruidoso y más pop, y nosotros les vemos riéndose de la irrelevancia justo en la frontera donde los grupos ya no pueden salir de ella. Es una pirueta difícil de culminar y más digna de mención por eso mismo. Así que charlamos con ellos para despejar dudas… o intentarlo.

Raincoat: Un disco de ponerse obstáculos

Lo primero de todo que me gustaría saber es si hay algo en el grupo se haga diferente o que justifique la diferencia entre We Are Love y Raincoat, la diferencia cualitativa, me refiero.

Thee Brandy Hips: No hay nada objetivo. Es decir, ahora somos cinco, pero no es la razón del giro de timón. Hay mucho más gusto por el pop y, sobre todo, había muchas ganas de no hacerlo muy evidente. Visto con distancia, We Are Love se nos quedaba en muy poquita cosa y reflejaba gustos muy del momento pero además a la española, es decir, tarde. Lo que nos apetecía hacer ahora tendrá que ver también con el momento actual (la distorsión a lo Pains) pero nos parece mucho más atemporal, y estábamos más cómodos ahí.

Cuando dices cómodos, ¿hasta qué punto se nota algo así en la creación de un disco? ¿Hay canciones en Raincoat que hayan sido más fáciles de parir que otras?

Mmm, supongo que habrá de todo en otros grupos, pero nosotros somos muy conscientes y analíticos cuando componemos. No es tanto aquello de “esto es lo que hacemos y así nos sale”, sino que todas las canciones tienen mil vueltas que cambian la idea original. Sí que hay algunas que salen más encaminadas, pero creo que todas tienen un proceso de reajuste, que para nosotros significa sacarlas un poco de lo que se esperaría en una primera escucha, ya sea en cuanto a sonido, estructura o melodía.

Pero tampoco es nada muy radical, no somos los Battles, quiero decir. Pero casi todas las canciones eran otra cosa en su origen.

En cierto modo, ¿os ponéis obstáculos a vosotros mismos?

Todo el rato. Más bien cada uno de nosotros es un obstáculo para el otro. Asier haría Teenage Fanclub, Iñaki se aburriría… y así todo el rato.

Entonces no es porque creéis que hay cosas que os salen demasiado fáciles como grupo… sino porque individualmente cada cabra tira a su monte

Hombre, Asier es capaz de hacer melodías y canciones como churros (si consigue desengancharse de las series). Pero más allá de eso, todo nos es bastante trabajoso, por lo que sea: porque no somos músicos, por nuestros gustos, por caracter, por falta de talento… vete tú a saber. Me cuesta creer que exista gente como el Crepus, Robyn Hitchcock, etc. que no paran de componer.

Pues es curioso que las canciones de Raincoat, precisamente, lo que parezcan es haber sido escritas del tirón, fáciles y, de algún modo, impulsadas por un mismo momento creativo. ¿Esta sensación puede tener algo de realidad?

Pues no mucha. Yo quiero creer que el estribillo de ‘Kissing the lipless’ no se le ocurrió a James Mercer en un momento y ya, sino que ahí había curro. Y me encanta leer a La Bien Querida que se levanta y se pone a hacer letras en plan “curro”. Para nosotros es igual. No hay casi nada de inspiración impulsiva, y sí bastante reflexión. Que no digo que sea mejor, pero es lo que hemos elegido.

No me refiero tanto a “no trabajarlas”, sino a que salen todas de un mismo lugar creativo. Por ejemplo, cuando los Beach Boy se escribieron Today!, lo trabajaron mucho, pero a Brian ya le salían las canciones bastante melancólicas por todo lo que se le iba amontonando. Incluso las canciones divertidas de aquel disco están siempre atravesadas por ese “algo” diferente a los anteriores, doloroso. En Raincoat, parece que a los Brandy Hips os hubiesen bañado en una marmita de Prozac; el resultado es un disco saltarín, divertido y con sonrisa. ¿Habéis pasado una buena racha emocional o las tristes no os cuadraban?

Ah, vale, te entiendo. Entonces sí, el impulso creativo es el mismo. De hecho viene de antemano, de aquello del “Raincoat” que se le ocurrió a Asier: el chubasquero emocional, al mal tiempo buena cara, etc. Quizá peca de naïf viendo como está el patio (ahora nos saldría otra cosa, seguro). Me viene guay que digas lo de Brian Wilson, porque pese a que todo es bastante alegre, sí que hay un punto melancólico (¿hipnagógico? jaja) en algunas letras y que quizá no esté presente en lo melódico, pero sí bastante en la producción: la reverb, los muros de guitarra en determinados momentos…

Thee Brandy Hips y el enemigo, que está en todas partes

Naïf, muro de guitarra. Antes hablabas de los Pains of Lolailo, aunque ellos se han escorado más hacia la melancolía en la melodía. ¿Qué pasa? ¿Sois indies? ¿Indies canónicos?

A mí es una palabra que me da una grima tremenda, sobre todo de un tiempo hacia aquí, desde el indi-tex o, como lo llamamos nosotros, el “indie de culo flojo”. Pero por otro millón de cosas, como la autogestión y que ni dios nos haga caso, pues sí, lo seremos. Y los Pains son favoritos en esta casa, claro.

Indie de culo flojo es bastante EPIC, aunque supongo que también hay garage de culo flojo y R&B de culo flojo (culazo, en este caso). ¿Podemos considerar a un “género” establecido cuando lo chungo ya brota a borbotones?

Totalmente. Pero esa frontera está rebasadísima, eh? Ya no es que sea a borbotones, es que es una cosa hasta obscena, ese millón de festivales, esas copias de copias… El probema, a diferencia de otros géneros como el r&b, es que estos nunca se quisieron alternativos, así que no hay incoherencia…

Hablemos, pues, de #losputamierds. ¿Por qué creéis que algunos os vemos ahí, como decía yo en la crítica, rozando ese larguero?

Ah, pues ni idea. Aquí es el típico momento en el que el entrevistado le devuelve la pregunta al entrevistador. Lo estuvimos hablando ayer nosotros, y no supimos averiguar un porqué.

Hhmm, en vuestro caso yo lo digo por el rollo anglosajón, la voz y determinadas referencias dan un sonido cercano al, llamemoslo así, AOI (Adult Oriented Indie) que se ha establecido como supuesto camino del triunfo y del salto comercial. ¿No os reconocéis cuando os citan a los Strokes?

Cero. Nada, en absoluto. Es decir, que más allá del Is This it?, y hasta 2003, ni los hemos escuchado. Como no eres el primero que lo dice, pues supongo que será el misterio de la música, etc. ¿Igual bebemos mismas influencias? Yo qué sé, ni eso.

¿Ni eso? ¿No os gusta el garage?

Bueno, yo no veo a los Strokes como grupo garajero, aunque quizá ahí me paso de purista. Yo les veo como Nueva York 70s, Lou Reed de Transformer, algo de Television… Y nuestra conexión con el garaje, ya más tibia que antes, es otra. Quizá vía powerpop, vía Buzzcocks o Real Kids…

Bueno, pero es que la conexión powerpopera con el garage es algo que se ve bastante en Raincoat. El sonido de ‘Dissolve Your Love In Water’, los punteos de ‘In My Room’, ‘Cynicism’… Además, los Strokes tampoco se reconocían en los Real Kids. ¿Actúa el oyente como psicoanalista del grupo? ¿Le saca lo que él no sabe que hay?

Pues me jodería mucho que fuese así. Y eso suponiendo que lo de Strokes lo dices casi como cosa buena (aunque como influencia directa me parece desastrosa). Pero como decía Kip, de los Lolailo, uno hace música con la ilusión de transmitir los grupos y canciones que le flipan, aparte de para expresarse y todo eso (yo qué sé, Neutral Milk Hotel, Another Sunny Day, los Shins, los Nerves, los Brincos, Crocodiles…). Si luego alguien te sale con algo distinto, desconcierta un poco. No tiene mayor importancia, aunque lo parezca 😀

¿Por qué te parece tan desastroso tenerles como influencia directa? Quiero decir: lo cantaban los Espanto: “Hay que cruzar avenidas para poder llegar, hay que tirar muchas piedras para poder acertar”. Como puente, los Strokes me parecen un grupo con dos primero discos bastante adictivos y que deberían dar ganas de ir tras lo que esconden…

Pero eso ya no lo hace casi nadie, no? Lo de mirar las fuentes de donde bebían éste o aquél, digo. Ojalá fuese así, pero en tal caso, esa fase ya la habríamos superado hace tiempo. Supongo que haber sido el último gran grupo gigantesco del rock hace que sean el pivote fácil que usar como referencia, pero en su momento, y ahora también, parece que eran principio y final de lo suyo. Pocos fans de Last Nite fueron a descubrir el “Rock’n’roll girl”, vaya.

Hmmm, no sé, esto deberían responderlo los fans más jóvenes. Yo sigo viendo gente que tira del hilo y sigo creyendo en dejar en todo lo que hago el caminito de migas de pan, por si a alguien le interesa. Pero puedes que tengas razón. Aunque el último gran grupo de rock gigantesco, con todas las de la ley y todo lo que significan, son Muse y los Killers, ¿o qué?

Hostias, sí, supongo. Pero bueno, me refería a dentro de “lo que interesaría” (jajaja)

Yo lo de los Brandy Hips, y os lo digo bien claro, me parece el ejemplo de lo que dicen los Titus Andronicus: El enemigo esta por todas partes y ándate con ojo que lo mismo podrías acabar siendo tú mismo. Raincoat es un gran disco, un divertido, a ratos emocionante y siempre de buen humor. Pero que si estiras eso mismo, te sale un Sidonie y a ver cómo lo remedias.

jajaja

¿Cuándo parar es la clave? ¿Cómo se escapa de esto? ¿Sólo puedes escapar siendo más raro que el perro verde? ¿El powerpop está condenado? ¿el noise-pop también? ¿#Theputamierds are everywhere?

Alejandro: Tal y como lo dices, parece que sólo hay salvación para la música a cara de perro, y a mala baba. Kokoshca es la polla, pero el nuevo single de los Shins sería Adult Oriented Pop, o algo así. Hombre, no sabemos por dónde tiraremos en el futuro, pero no estaría mal hacer batalla por la defensa de la melodía feliz. No sé, ¿Sugar o los Posies serían el termino medio por el que escapar? Aunque parecen pasadillos de moda…

El Adult Oriented Pop era una posible salida hasta el disco de Destroyer, ¿no? Y ojo, que lo de los Shins me parece, una vez más, excelente. ¿Es Raincoat entonces un “a mal tiempo (pop), buena cara y melodía feliz”?

Sí, eso es. Ya se hizo antes, no es cosa nuestra. Aunque me sorprende que sigan resaltando tanto, creíamos que nos iban a decir más lo de lo guitarrero, etc. De hecho la idea era esconder la voz en la producción, ya que la melodía feliz saldría por sí sola.

Un gran circo montado sobre cuatro palos

¿Y lo de autoeditarse y vivir juntos, qué? ¿Ahora los grupos, en vez de compartir furgoneta, comparten discográfica?

Es lo que hay. Hemos querido hacerlo como los sellos profesionales, planificando conciertos, promo, lanzamiento del disco… pero es una mierda, básicamente porque es bastante asqueroso verle las tripas al asunto, cada mail que mandas es una sensación de estar vendiendo motos muy chunga… No lo hagáis, chavales: buscaos una discográfica que os meta en festivales indies. Ganaréis el mismo dinero, pero tendréis más autoestima.

¿Porque en los festivales indies no se gana dinero? ¿Por eso hay que tener el don de la ubicuidad y tocar en todos los que van naciendo? ¿Sólo pagan decente los grandes?

Ah, hablaba en general, no en concreto de los festivales. Esto es el gran circo montado sobre cuatro palos: ya no es sólo que los grupos tengan el don de la ubicuidad, sino que sus promotoras también lo tienen. A ver qué pasa ahora cuando termine de desaparecer el dinero público.

¿Y público hay? ¿O tampoco? ¿Esperáis vender algo?

Hemos hecho dos tiradas muy pequeñitas de cd y vinilo, pero con toda la incertidumbre. No tenemos ni idea del público que hay, pero porque es la cosa esta de que al ser un grupo pequeño estás constantemente empezando. Imposible planificar.

En fin… Acabamos con una minilista: tres canciones que definan el estado de ánimo de Brandy Hips (o de Marlon Brandy) en estos días

Ay, dame tres minutos… El nuevo single de Frankie Rose, la de ‘Know Me’. ‘Los latidos de siempre’, de Los Hermanos Dalton. Y ‘Un último esfuerzo’, de La Estrella de David.

¿Por lo de “Me sorprendedería hacerlo bien”? ¿O más bien tener la certeza de algo?
 
Por “la sombra de una duda…”.

“…Pero sigo aquí”

Algo así, sí.

Bueno, es un alivio que no hayáis escogido aún ‘Too Much Brandy’, de The Streets 😉

Jajajaja. Aún no.

Escúchalo en | Brandy Hips Bandcamp
Más en Hipersónica | Thee Brandy Hips — Raincoat: al borde de la irrelevancia se está tan bien

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments