La desgracia de aquellos artistas que mueren demasiado jóvenes es imaginar todo lo que les quedaba por entregar. Los posibles descensos y también ascensos, la posibilidad de una carrera que ampliase todo lo mostrado. Es el mayor drama de todos esos grandes muertos a los 27, pero en el caso de Gata Cattana fue más grave. Ella murió con 25 años y ni siquiera pudo ver su primer larga duración publicado. Tenía todo por delante, y era muy prometedor.

Siempre es trágico que se muera alguien así de joven, pero no puede evitar sentir un nudo en el estómago volviendo a las canciones de Ana Isabel. Su talento como artista fue capaz, en muy poco tiempo, de llegar profundamente a mucha gente. Tocar las emociones, dejar huella. Y sobrecogerte pensando en qué más podría haber sido. Probablemente lo que ella quisiera. Su obra, que hoy repasamos, daba para estar seguro de ello.

Suscríbete para obtener acceso

La mejor manera de leer este post es suscribiéndote a nuestra newsletter por sólo 2,5 euros al mes. Recibirás así en tu correo electrónico todos los contenidos premium de la web, con muchísimos repasos disco a disco como éste y, cada semana, la tier list con los discos buenos, malos y MEH más recientes.

Artículo anteriorTodavía no nos hemos recuperado de ‘Bohemian Rhapsody’ y Brian May dice que ya están pensando en ideas para una secuela
Artículo siguienteDrug Store Romeos – The World Within Our Bedrooms

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.